La romantización de la pobreza y el exceso de positividad

Por Aldhair Alvarez Guido[1]

“Todo lo sólido se desvanece en el aire; todo lo sagrado es profano, y los hombres, al fin, se ven forzados a considerar serenamente sus condiciones de existencia y sus relaciones recíprocas”

Manifiesto Comunista, Karl Marx.

Hay ciertas concepciones que perviven en la sociedad y que es necesario erradicar porque revelan pensamientos reduccionistas y antipáticos. Me refiero a la romantización de la pobreza y su criminalización.

Los llamados “testimonios de vida” -que son tan frecuentes en nuestra época- encierran un encubrimiento de la realidad. Aunque son usados comúnmente en iglesias para reafirmar la fe, en donde más ha calado, y además obtiene la característica de ser romantizante, es en el mundo empresarial; sin embargo, sería muy equivocado de mi parte introducirlo en esta esfera como tal, pues en realidad ha calado en el terreno del subdesarrollo, específicamente, en el mundo del emprendedor, esa nómina de tipo “premio consuelo” para el tercer mundo.Leer más

Please follow and like us:

¿Existen los aliades? No, existen los opositores al machismo

Por Fausto Bonilla

Debemos comprender una verdad: no somos nosotros los protagonistas de esta lucha. Como varones, somos víctimas de una ceguera provocada por el orgullo. Nos creemos los libertadores, los héroes del mundo. Asumimos ser los hijos de los conspiradores y revolucionarios, y consideramos que seremos nosotros quienes liberaremos del yugo de sus opresores a los indígenas, a las mujeres y a los esclavos del capital. No, compañeros, nos estamos engañando; serán los y las indígenas quienes levanten su voz en defensa de conservar viva su cultura, será el mismo esclavo del capital quien ponga fin a su condición y serán las mujeres quienes tomen las riendas de la revolución que en ellas ha surgido. Porque también debemos comprenderlo: ésta es una revolución. Leer más

Please follow and like us:

La importancia de mantener en jaque al Estado

Por Alonso Mancilla

En un artículo anterior, Coronavirus ¿qué hay después?, mencioné que no podíamos salir de la pandemia como si no hubiese pasado nada, es decir, como si cambiáramos de canal en la TV por los comerciales y volviéramos al canal para seguir viendo nuestro programa favorito, pues antes de la pausa no era “un mundo feliz”: había muerte, destrucción y explotación de la humanidad; durante la pausa se agudizó la violencia hacia las mujeres; y, ahora, observamos cómo se vuelven a normalizar los males que impone el capitalismo. Sin embargo, no todo es negativo, las protestas —que también se habían pausado— han vuelto a surgir.

No olvidemos que nuestro enemigo sigue siendo el mismo, la burguesía, Leer más

Please follow and like us:

Sobre el México de hoy

Por Jesús Reyes[1]

“Ánimo mi gente, ánimo y potencia
ánimo mi barrio, ánimo delincuencia
ánimo mi sangre, ánimo y conciencia
ánimo mi banda, ánimo delincuencia”
Ánimo Delincuencia-Molotov

 

En la actualidad, la gente se manifiesta para exigir sus derechos, para hacer visible su inconformidad ante un sistema que solamente nos exprime día con día, donde los ricos cada vez son más ricos y los pobres cada vez tienen menos oportunidades, un sistema donde cada día tienes que trabajar más para poder tener un plato de comida en tu mesa, donde el racismo, la xenofobia, la homofobia y la discriminación de género se viven día con día, sin tregua alguna. Ante este panorama, los derechos no se exigen con estirar la mano, ahora se ganan levantando el puño.Leer más

Please follow and like us:

Vidas negras importan

Por Isabel Pacheco[1]

Respecto a los acontecimientos más actuales, estamos atravesando una situación que sólo requería de la gota final que derramó el vaso para convertirse en protesta, y no es nada nuevo, pues no estamos sino empezando a buscar la igualdad que desde hace siglos nos ha sido negada. La diferencia es que esta sociedad de “cristal”, como nos llaman por exigir nuestros derechos, no está dispuesta a callar más.

Negros y mestizos, indios y blancos, homosexuales y heterosexuales, mujeres, hombres, niños y ancianos, todos hemos atravesado la etapa del mentado e innovador bullying, porque esta palabra no es tan antigua como toda la violencia atravesada desde tiempos remotos, tiempos en los que todos han callado por un miedo impuesto, pero eso ya no pasará.

Nos dicen sociedad de “cristal” porque exigimos nuestros derechos, Leer más

Please follow and like us:

El reconocimiento de la soberanía alimentaria en tiempos de crisis

Por Lina Marcela Meneses Cabrera[1]

Durante esta pandemia, ha surgido una reflexión casi generalizada sobre la importancia de la comida. El acceso que algunos y algunas tenemos y el no acceso de muchas personas es, por estos días, el panorama cotidiano que ronda nuestras ciudades, pero aún menos visible se presenta en el campo.

La mal llamada “desobediencia” de las personas a no quedarse en casa nos da cuenta de la desigualdad en la que estamos sumergidos, la informalidad es el “empleo de gran parte de la población” y, como se dice popularmente, “la gente tiene que resolver”. Aunque algunos gobiernos tratan de llevar mercados de alimentos a las familias más vulnerables, en un intento por brindar seguridad alimentaria, poco se habla en este momento sobre la calidad y, por ende, el bajo aporte a la salud de las personas con este tipo de alimentación basada principalmente en carbohidratos, conservantes y enlatados.Leer más

Please follow and like us:

Furia en las redes

(Un llamado desde Argentina) 

Por Karen Valiente[1]

“La indignación es la heroína de las redes sociales. Es más viral que los gatitos, más potente que el chocolate, más veloz que el olor a galletas, más intoxicante que el alcohol. Genera más dopamina que ninguna otra cosa porque nos convence de que somos buenas personas y, encima, de que tenemos razón. Pensamos que tenemos pensamientos éticos cuando en realidad nos invade un sentimiento moral.”
Marta Peirano.

Al leer el fragmento de Marta Peirano se me venían a la cabeza diferentes posicionamientos, entonces, decidí debatirlo en redes sociales. Ahí logramos llegar a una certeza, que ninguna indignación carece de sentido político y social. Conseguimos, además, identificar dos grandes grupos de indignaciones: las “apolíticas” y las transcendentales. 

Hablamos de “apolíticas” como idea neoliberal, que pretende individualizar a la sociedad con dispositivos de control actuales como las redes sociales, espacio donde la lucha de clases se manifiesta y es ahí donde se refleja la sociedad. Un territorio de conquista contemporáneo tan fuerte que hace un año el presidente de Brasil conquistaba su puesto con twits y buena propaganda en redes. 

Sería muy ingenuo de nuestra parte creer que cada indignación salió de la nada, que cada respuesta en una red social es individual, Leer más

Please follow and like us:

Breves reflexiones en tiempos de pandemia

Por Rogelio Dueñas 

Volver a la normalidad, será nuestra derrota.

1.- A partir del 20 abril el gobierno de México, a través de la Secretaría de Educación Pública, estableció la educación básica a distancia como medida para paliar los efectos de la suspensión de clases a causa del COVID-19. Sobra decir que los planes de trabajo recomendados para llevar a cabo con niños y jóvenes durante el “aislamiento preventivo”, distan mucho de tener una calidad educativa real. Lo que me lleva a pensar que el Estado mexicano, quien hoy se pone la careta de bienhechor al pronunciar con falsa melancolía que debemos permanecer encerrados para que pronto volvamos a abrazarnos, es el mismo que durante años se ha esforzado por socavar la educación pública con sus políticas neoliberales; ya sea mediante recortes presupuestales o bien a través de la creación de programas pedagógicos que respondan a las necesidades del mercado global, Leer más

Please follow and like us:

Coronavirus ¿qué hay después?

Por Alonso Mancilla

 

“Se puede decir, por otra parte, que a partir del momento
en que la más ínfima esperanza se hizo posible
en el ánimo de nuestros conciudadanos,
el reinado efectivo de la peste había terminado”
Albert Camus, en La Peste.

 

Sabemos que el COVID-19 se terminará tarde o temprano, algunos expertos en salud dicen que en junio, no lo sabemos, pero tenemos certeza de que el virus más fuerte sigue presente y no tiene cuándo se termine y no, no estoy hablando del ser humano en abstracto, me refiero al sistema imperante de destrucción masiva, que acumula y, aun cuando “nos quedamos en casa”, aprovecha el momento para fortalecerse, o acaso no han visto cómo los bancos siguen funcionando, los supermercados siguen abiertos y el patrón ficticio, pero concreto, de Uber sigue acumulando.

Pareciera que el COVID-19 está por cumplir sus objetivos deseados, como lo hubo anunciado Albert Camus en La Peste, cuando el suero de Castel por fin había vencido a la enfermedad, no porque hubiera encontrado la medicina, pues nunca cambió el método, “se tenía la impresión de que la enfermedad se había agotado por sí misma o de que acaso había alcanzado todos sus objetivos. Fuese lo que fuese, su papel había terminado”.Leer más

Please follow and like us:

Sobre capitalismo y neoliberalismo en la Transformación de Cuarta

Por Sonia Dávila[1]

Cuando salgamos de esta crisis, el mundo será diferente. 
La psicología de los inversores cambiará, 
pero también la forma de hacer negocios o el consumo. 
Y seremos mucho más dependientes de nuestras 
familias para sentirnos seguros.

Larry Flynt[2]

Sí, los grandes capitalistas saben que después del Covid-19 el mundo será diferente y les interesa construir las condiciones para que, en ese nuevo mundo, se asuma como una responsabilidad privada la salud pública. Más aún, la utopía neoliberal según la cual, deberíamos ser más dependientes de nuestras familias que del Estado para sentirnos seguros, ha sido realizada como política pública por el Estado mexicano. Basta con recordar las declaraciones de AMLO durante la reunión que tuvo con los líderes mundiales, ante los cuales afirmó que “La familia mexicana es la principal institución de seguridad social y ahora nos están ayudando a cuidar a la población más vulnerable”[3]

Bajo esta narrativa no se asume la carga de trabajo extra que implican estas labores, ni la problemática que representa que, en un país tan machista como el nuestro, sean las mujeres quienes realizan las labores de cuidado. Leer más

Please follow and like us: