Facundo Martín Desimone | Poemas

Facundo Martín Desimone (Buenos Aires, 1985). Escritor, poeta, guionista, músico y periodista. Actualmente se desempeña como guionista en Edén Cómic. Sus últimas publicaciones fueron “Sombras grabadas en el hierro” (haikus) en La Pinche Revista y en la web de la editorial Búho Negro. Más de su obra se pueden hallar en la revista Áspera, N° 3.

 

Poema malo

A Fogwill (el espíritu, no la persona)

 

Poema malo, poema croto, poema mocho.

Poema de la flor hipersulfatada,

del hipocampo hiperventilado,

del hipo

y de los espasmos.

 

De la fiebre y la vida negra,

la contravida,

la antivida

que fluye tan pasiva de tu cuerpo,

de tus espejos

como un río de ranitas ciegas, mochas,

también negras.

 

Poema que se viste con la degustación de lo pantanoso,

aguas estancadas en otro tiempo.

Con la putrefacción de las almas.

 

Poema tan malo y tan feo que da asco,

como un montón de gusanos rotos en los fideos

o en el revuelto gramajo.

Miles de bichos-bolita en tu subconsciente

y un infierno de cucarachas bajo tu cama.

 

Poema de los mil demonios,

poema indescriptiblemente malo, poema parco.

 

Poema

de todas las veces que pasé por tu casa

y estabas en teatro,

o engañándome

con mil guanacos.

 

Poema indefinidamente de mierda,

que no sirve para un carajo.

Excepto, tal vez,

para atascarse en las gargantas

de todos los reverendos y las monjitas muertas

que dominan el mundo con ganas.

Y de nosotros, los retarados

que permitimos que todo eso pase.

 

Se va todo, señoras, señores:

todo al doble-cero,

la supergrasa de las capitales,

el dino-tiempo que muere en los volcanes,

poema malo.

 

 

Agujeros negros / fluir hacia el pozo de energía oscura

 

La biblia en tu interior

desata colmenas enajenadas,

furiosas luciérnagas quemadas.

 

El refulgir y explotar de la noche primitiva

para volver a refugiarse en la entropía.

La mente del león ensombrecida.

 

La melena mocha,

       el sol encandilado

     y las tijeras/espantasuegras de Dalila

  liberando el torrente de cumbias

     de mil y una gargantas afónicas.

 

Apagar la máquina, enceguecerse,

    un ¡click!moderno

y volver a penetrar los espejos,

anestesiar la armonía cósmica,

    desarmar el espectro visible,

       abrirse paso entre los planos,

fusionarse con el latido del tiempo

       y ascender con la corriente de fuerza etérea

           que arrancará el alma a los cuerpos,

precipitando el salto evolutivo

que prescinde de la materia,

destronando así a los dioses

y a los viles seres antropomórficos.

 

 

Aguante todo

 

Interpretar dibujos como un ​dancingfumanchero.

Jugar con la placenta perdida en el inconsciente.

  ¿Mojar los labios…

o humedecerlos?

   Buscar la luz,

 aumentarla,

 generar un espacio vacío.

 

  Vulnerar la creatividad,

 exprimirla,

   llevarla hasta el justo límite de la cordura,

derretir el cerebro en su tinta,

   buscar alivio en los destellos del mundo onírico.

          Invocar al dios del hielo,

                   robarle su tesoro,

     extraer de sus moléculas el cero absoluto,

tomárselo con soda.

 

  La espera se vuelve dulce,

    escancia la belleza.

 

Caen cristales desde las estrellas,

 caramelos crecen desde el centro de la Tierra.

 

  El aire palermitano me desdibuja los zapatos,

pero todo es soportable

ante la promesa

 de hacer arder con mi fuego

   las más exquisitas destrezas:

  experimentar, aunque sea por efímeros instantes,

el universo matemático imantado

     que emana desde su piel

 en el ocaso de sus besos como canciones de amor gitanas;

    aspirar el aroma secreto

de sus fantasías más hieratizadas.

 

 Y si el humo de la tarde nos sacude

como vestigios de estalactitas negras,

ya no habrá que temer a los dioses, si no

absorber su sapiencia.

 

Extender los receptores como redes o tentáculos,

conectarse con la energía que emana lenta,

abstraerse en un puro presente,

       volverse uno con todo,

disfrutar los detalles más sutiles

     de esa neblina espumosa y fluctuante

                  que ya viene a poblarnos las cejas.

 

 

 

 

Nazario Soto | Poemas

Nazario Soto (Tlapuhaua, Michoacán, 1955). Campesino, minero, trotamundos, escritor autodidacta de ideología anarquista. Autor de la novela Homónimo, del libro de poemas titulado Desbordaciones y Textos de Combate, que contiene poesía, ensayos y entrevistas.

 

Ciudadanos

 

Obreros de zapatos destrozados

y ánimo encallecido,

 

ancianos mendigos de columnas arqueadas

delicadamente

 

por la costumbre. Perros indescifrables,

sarnas andantes,

 

policías de panzas descomunales

nauseas azules reptando.

 

tipos anónimos

encadenados a una corbataLeer más

Aline Rodríguez | Poemas

Aline Rodríguez (Ciudad de México, 1996) Estudia Creación Literaria en la UACM. Modifica al tiempo con sus versos, manda besos de tradiciones, hace honores a Xochimilco que es tierra fértil que la vio nacer. Cosecha poesía ya que su sangre es orgullosa de campesino, al movimiento de los chinelos y la literatura hace bajar a la musa.

 

El creador

La mano del omnisciente creador

ha tomado la tinta y el papel

de un negro viaje, dónde

                                              ha amado
                                                   

                                                                 mutilado

                                                                                    engrandecido.

 

 

Se mira intocable a la distancia,

las leyes humanas no lo reprimen

vuela al aire su larga pluma

con pedazos de otras vidas entre sus manos.Leer más

Ñusta | Poemas

Ñusta (Huancayo, Perú, 1991) Nacida en la ciudad llamada ombligo del mundo (Cusco, Perú) peruana de corazón y residente paraense (Brasil). Viajante del tiempo y el espacio, apasionada por las cosas simples, escritora nocturna y propia fotógrafa de mis viajes, fascinada por la naturaleza, por el espacio.

Eternos turistas…

¿Qué somos nosotros sin tierra?

Con la nostalgia entera sobre uno,

Eternos turistas

Qué significa la distancia para nosotros

si un km se puede sentir que son millas

Tan lejos de nuestras raíces

Tan distantes de nuestras casas

Abismales son nuestros silencios

Guardados en lo profundo de nuestras miradas

 

¿Qué tan valientes somos?

Si desde que afrontamos la difícil salida del vientre materno

enfrentamos a diario dolores naLeer más

Fernando Poó | Poesía

Fernando Martín Poó (Mar  del Plata, Argentina, 1975). Nació y creció en Mar del Plata. Es Licenciado y Doctor en Psicología. Trabaja como investigador y docente universitario. Tiene una hija de 8 años que se llama Juana. Escribe continuamente desde hace cuatro años, pero comenzó a escribir poesías a los 18. Es autodidacta, si es que semejante afirmación tiene sentido.

 

 

Moscas

Después de toda las guerras y de toda la sangre,

luego del hambre y del dolor,

después de las lágrimas y de los gritos,

del horror y de la vanidad,

cuando toda la furia haya sido segada,

y los puños no destruyan la carne del enemigo,

después de la futilidad y de las posesiones,

una vez que el sonido haya cesado,

debajo de las ruinas del desastre,

por encima de la derrota,

sobre la carne desnuda,

cuando el fuego haya saciado su hambre,

entonces,

la tierra permanecerá y la heredarán las moscas,

reinará un zumbido sobre el silencio,

el revoloteo de alas transparentes,Leer más

Ulises Granados | Poemas

Ulises Granados (Distrito Federal, 1984) ha publicado minificciones, poemas, ensayos y cuentos en revistas como F.I.L.M.E., Deletéreo, La liebre de fuego, Primera Página, Lee+, Mígala y Punto en línea. Desde 2009 elabora el blog Antología sin poesía (www.antologiasinpoesia.blogspot.com). Es guitarrista de la banda de rock swing Cotton’s, practicante de jiu jitsu brasileño y judo y repostero amateur.

 

Unas pequeñas imprecisiones

 

Quisiera, si me lo permiten,

imprecisar algunas cosas.

Por un lado, me parece de suma

frivolidad e impertinencia

superficializar de inmediato en asuntos

que nos atañen a todos.

Del amor, por ejemplo, ni hablar,

que hablen del amor los sociólogos

y los lingüistas, los psicólogos,

y los nietos asombrados

de quienes amaron

años atrás,

incluso los enamorados

y quienes planeen enamorarse

un día de estos:

que le construyan un altar

y lo diseccionen bajo el microspcopio

y lo desmembren en glosas,

referencias y pies de página,

que se doctoren y se abracenLeer más

Braulio Aguilar | Poemas

Braulio Aguilar Velázquez (estado de México, 1983). Estudiante de Lengua y Literaturas Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Con el sello de la facultad publicó el ensayo “Crítica al régimen de Porfirio Díaz en Un Adulterio de Ciro B. Ceballos”. Ha publicado poemas en las revistas Timonel y Los Bastardos de la Uva. Asimismo, ha participado en las ediciones colectivas III, V y XII del Taller de Creación Literaria: EN EL BORDE. Su primer poemario, El espinazo de las lámparas, se publicó en marzo de 2018. Actualmente participa en el equipo editorial del proyecto La novela corta: una biblioteca virtual (UNAM-IIFL).

 

YO NO ENTIENDO / YO SIENTO DESPACIO / Y ES TARDE

 

 

Estoy tan sólo que podría llorar
Hank Williams 
Llega un momento en que es necesario abandonar las ropas usadas
 que ya tienen la forma de nuestro cuerpo
y olvidar los caminos que nos llevan siempre a los mismos lugares.
Es el momento de la travesía.
Fernando Pessoa

 

I

¿Cómo se acomodan las palabras para hablar

del enfriamiento que porto en la carne?

 

Yo no entiendo

Yo siento despacio

Me enredo de los latidos y nada sé

nada más ando difunto de acá

tierra adentro dolido

huérfano de piel de hembra desde muy lejos

con el verbo de la blasfemia apretado en los labios

 

Yo siento despacio

empeorado

y es tarde

Ya va para cuatro días de esto como enfriado

como de silencio o tristura

pero no sé qué es

y sigo empeorando

 

¿Qué poseo?

¿Qué he obsequiado a la vida?

¿Es cierto que alguna vez fui mejor de lo que soy?Leer más

Andrés Torres Magaña | Poemas

Andrés Torres Magaña (Stockton, California, Estados Unidos. 1992). Nació en Tepalcatepec, Michoacán. En 2011 se matriculó en la Facultad de Lengua y Literaturas Hispánicas de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. Ha publicado poesía en revistas independientes y autogestivas. Actualmente radica en California, Estados Unidos.

Esquela

¿De qué está hecho el hombre?

Desapariciones y carreteras polvorientas

rostros que cruzan los sueños de las personas que amamos

y hacen que sus manos tiemblen y sus labios pronuncien los nombres

de aquellos a quienes ya habíamos enterrado.

Recorrimos este monstruo al que llamábamos país

¿te acuerdas?

Y bebimos ávidos hasta el amanecer

nos amamos ante la mirada de las sombras que me deshacen

y locos desnudos exactos irrealesLeer más

Alejandro Vázquez | Poemas

Alejandro Vázquez (Ciudad de México, 1989)
He publicado reseñas de cine, ensayos y poemas en varios medios impresos y virtuales entre ellos Laberinto Milenio, Punto de partida, Radiador, y Gamma Arte Studio. Impartí una clase sobre el I Ching, mitología china y literatura latinoamericana en el Centro Nacional de Escritores.

Metro Tlatelolco

cabeza rapada
mancha boreal en aurora de aceite
cabeza constelación rapada
gotea aceite en el carril de baja
o sea se corre como cortina
siete de la mañana diecinueve minutos
el circuito conciencia colectiva en virus y repeticiones
― el amanecer se baña en aceites ― treinta segundos ―
la estrella diamante hambrienta bajo Tlatelolco
juguetea en el ambiente un sin donde rumor de tele sin señal
ventanas que son bocas del aullido
―ciento veinte segundos― colosal chubasco de sesos
concreto y cráneos masticados
dura una nada eterna la mañana
unos comentan la emboscada
otros obvian el tzompantli

Leer más

Violencia Parra | Poemas

Violencia Parra (Diego Medina) Poeta y activista LGBTTTIQ. Ha sido publicado en antologías como Poesía Trans No Binarie, de Puntos Suspensivos Ediciones; MORFO, de Editorial Criptomórfica. Su poemario Prometeo ganó el segundo lugar del IX Concurso Internacional de Poesía Caminos de la Libertad. Actualmente coordina el Eslam Cuir de Poesía, el cual fundó junto a Editorial Versonautas. También es maestro pokémon nivel 33 y un amante de la cultura pop y el nesquik de fresa.

 

Reloj solar

 

Yo no confío en los valientes

porque siempre van armados,

no es extraño verlos en motonetas por el barrio,

fueron mis compañeros de primaria

y ahora son sicarios.

(“Tienen, por eso no lloran,

de plomo las calaveras”)

 

El ocaso pinta de rojo los trenes de la bestia

y a las aves migratorias,

la noche las ilumina como un relámpago

su plumaje sin papeles.

¿No es algo absurda la idea de prenderle fuego al sol?Leer más