Francois Villanueva | Poemas

Francois Villanueva Paravicino. (Huamanga, 1989) Egresado de la Maestría en Escritura Creativa por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM). Ganador del I Concurso de Cuento del Grupo Editorial Caja Negra (2019). Finalista del I Concurso Iberoamericano de Relatos BBVA-Casa de América “Los jóvenes cuentan” (2007). Es autor de Cuentos del Vraem (2017), El cautivo de blanco (2018), Los bajos mundos (2018) y Cementerio prohibido (2019). 

 

Cielo

Paciente rosa que caminas arrastrada en céfiro

Entre un riachuelo, matorrales de gorriones,

Escoltándote con reverencia verde, ebrios

Se pierden con su diosa en música encendida.

Avecilla, perdidos ojillos tristes, allende existes

Resucitada sobre cándidas remembranzas

No como demontre, hipogrifos de perfume sino,

Grieta de sonrisas, sosiego y savia.

Tu aire de Cielo purga calles de grises ciudades

Se bosteza en silencio, abierta jungla recluida

Como azulina mensajera de árida inspiración

Que vive para los que más la necesitan.

El cautivo de blanco, bohemio, lira existencial

Te libra los pétalos para que humana

Esperes sus sombras, dieléctrica arca estética,

De animal con corazón ardiente, ternura real.

Tejen sus pies armonías de cenizas olvidadas

De ímpetus de rubor, primitivos de mentiras

De voces derramadas en la verdad de tu pecho

Del sueño almohada, velo de vuestra beldad.

Mi Cielo, ser delicado, oculta alborada distante

Los vitrales y las obsidianas salvan tu silencio

Como un payaso su pena a las risas circulares

O la rosa las gotas de rocío que besan su cuerpo

Que ha sido el trofeo más puro de su vida.

 

 

Séptimo día

La séptima hoja es la del respiro y exhalo sudores

Verdes como la ausencia de la jungla al amanecer

Hambrientas cual sombra en crepúsculo envejecido

Alegres tal melodía de una guitarra de mediodía

Fértiles como la Virgen que ha de concebir a Dios

Es un picaflor que vuela a perderse en las nubes

Que vuelve todas las tardes antes de morir de frío

Es una amante engreída que mide su género cínico

Una temporada de una primavera y seis inviernos

Resucita a los muertos y da ebria felicidad divina

El séptimo pétalo es de una flor marchita y seca

Pero, oh, es delicioso para el obrero y el holgazán

Cual miel en un sediento corazón desconsolado

A veces nos confina en cuatro muros polvorientos

Pegados a una caja oscura de cultura a domicilio

Adormilados por una modorra de catre, a veces

Sin embargo, es de esfera relativa para el creador

El demiurgo incansable que voraz alimenta

Su deseo es el insomnio de noches gloriosas

El séptimo cáliz es la orgía perpetua con el poeta.

 

 

Escenas cansinas

La cruel y perpetua sequía en la sombra de los campos

Son tórridas angustias que matan de sed al triste animal

Seco de comer, dormir y dejar boñigos para los pastos

En un páramo de fuego que le inflige de manera bestial.

 

Las orillas bañan una alhaja entre el papel y la pluma 

Cuales esperanzas del pez lejos del agua y de la vida 

Lucha contra la profecía horrida de la daga asesina

Al final, entre zapatos rotos, hay una cama mullida.

 

Las canciones de los sordos son endemoniadamente 

Mentales, como las voces de un esquizoide alicaído

De tristes tonadas y letras enclaustradas en la mente

Que recuerdan al enfermo sufriendo el letal vahído. 

 

El dolor de la piedra es dulce y paupérrimo y vital

No como el de luto ante la inminencia de su muerte

Que adorna la iglesia y las hornacinas con el vitral  

Ante la tumba aguardando delirante y sufriente.

 

El fiel secreto del atractivo por lo divinamente bello

Es una víbora que te invita a comer la fruta del edén

Y descubrirte desnudo, obeso, sin rostro y sin cabello

Tal cruel que te castiga y te escupe en el húmedo badén.

 

 

 

Please follow and like us:

Pilar Sanjurjo Murujosa | Poemas

Pilar Sanjurjo Murujos (Burzaco, Bs. As., Argentina, 1997), feminista decolonial, estudiante de Sociología, trabajadora de la educación y poeta urbana. https://www.instagram.com/pecesoxidados/

 

Deshielo

 

Un cubito de hielo

se desliza 

por mi hombro

y cae

como en un tobogán 

por mi clavícula

deja huellas en el esternón

y se deshace en el ombligo,

deja una laguna melancólica

que salpica mi dedo índice   

-quiero más,

quiero más de ese frío erizando

cada pelito que raspa

áspero,

juega con la tensión Leer más

Please follow and like us:

Yessika Rengifo | Poemas

Yessika María Rengifo Castillo (Colombia) Docente, licenciada en Humanidades y Lengua Castellana, especialista en Infancia, Cultura y Desarrollo, y Magíster en Infancia y Cultura por la Universidad Distrital Francisco José De Caldas, Colombia. Ha publicado para las revistas Infancias Imágenes, Plumilla Educativa, Interamericana De Investigación, Educación, Pedagogía, Escribanía, Proyecto Sherezade, Monolito, entre otras. 

 

Se desvanece, manos asesinas

 

La sangre negra

que cuidaba las raíces de los árboles

ha teñido la danza

de los peces en llantos.

Los girasoles

no juegan más al compás del sol.

El aire de los pesticidas

los marchita en el triste Leer más

Please follow and like us:

Angela Padilla | Poemas

Angela Padilla Trinidad (Lima, 1994) se graduó en Derecho por la Pontificia Universidad Católica del Perú (2019), casa de estudios en la que se desempeña como adjunta de docencia del curso “Filosofía del Derecho”. En noviembre del 2018 fundó con dos amigos “Radicales Libres – Revista de Derecho y Crítica” (www.radicaleslibres.pe), revista digital de la que actualmente es editora.

 

QUEEN KONG

 

                                               Simia sintiente

            para ti

                                             la sección astral

                         de las revistas.

 

 

                                  La publicidad histórica

                                   de tu amor mamífero

                                   y la sed de algo cálido

                           sellado al vacío.

 

 

                                                   El no-bigote

                       que extirpas 

                                                 con vergüenza

                                                                         de tu rostro durazno.

                                             (¡Ah, la pubertad 

                                                                         en sangre!).

 

Leer más

Please follow and like us:

Anya Lia Montré | Poemas

Anaya Lia Montré (Aquí desde 1994) Chilena por deber, latina por placer. Mujer por sangre y feminista por derecho. Psicóloga de formación y Pseudónima por elección. 

 

Manifiesto en avión

 

Quiero hacer un llamado

a todos aquellos rutinarios

Hijos del calendario

Tecleadores rápidos

Receptores de fotones de máquinas pequeñas

Buscadores de descanso funcional

Sentenciados a la horca por una corbata

Predicadores de indicadores económicos

Estresados del estrés

Sistemáticos sistematizadores

Fanáticos de los gráficos

Visitantes frecuentes del reloj de pulsera

Que solidaricen

Una, dos, tres, cinco, un número primo de horas

No importa, las horas que dure el viajeLeer más

Please follow and like us:

Crónica de un aficionado a caminar en las azoteas de noche: el avistamiento de #Saturno

Imagen tomada de AF Astronomía 

Por Violencia Parra

“Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Naves de ataque en llamas más allá del hombro de Orión. He visto rayos- C brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia. Hora de morir.”
-David Webb & Rutger Hauer, Blade Runner

Me estremece mirar el cielo nocturno, más aún cuando es a través de un telescopio, sobre todo en noches como esta, cuya recompensa es de un valor incalculable, de una belleza que da vértigo.

Este lunes 20 de julio, en medio de una pandemia como aquellas que hacen historia, amanecí emocionado por la noticia de que #Saturno se vería a simple vista y a través de un telescopio, incluso desde las ciudades, (algo que suena inusual, aunque no tanto, porque #contaminaciónlumínica), sin embargo acá en San José del Jaral, Edomex, llovió durante la tarde y todavía entrada la medianoche el cielo estaba nublado,Leer más

Please follow and like us:

Maritza Calderón de Rivera | Poemas

Maritza Jeannette Calderón de Rivera (Sonsonate, El Salvador, 1965). Una mujer adulta, compañera, madre, amiga, vecina, hermana, ciudadana, docente y psicóloga salvadoreña. Alguien que ama la vida, su familia, la naturaleza y su gente; que disfruta, apoya, promueve el arte. Alguien que escucha, la mano que ayuda, la voz de optimismo, que preocupada por la depredación humana, pobreza, indiferencia y violencia, tiene una voz, y lucha por sembrar esperanza, promover la reflexión, atesorar los valores. 

 

Ignorancia brutal 

 

Lo que el rico no entiende, el pobre lo vive a diario

Graduado en la pobreza, doctorado en la miseria

¡Que ignorancia tan brutal del soberbio poderoso!

¡Que práctica magistral del hombre desposeído!

Donde la tortilla es plato fuerte para paladar tan Heróico 

Cuya odisea sobrepasa las bacterias sobre ligas.Leer más

Please follow and like us:

Francisco Valenzuela Saravia | Poemas

Francisco Valenzuela Saravia (Concepción, Chile, 1987) Periodista, comunicador social y bibliotecario. Imparte el Taller Literario “Porque Leí” en la Universidad Andrés Bello, sede Concepción. En 2015 publicó su primer libro: “Los Colores de la Tribu”. En 2017 ganó el “Concurso Poesía Divergente” de la Editorial Casa Litterae que lo hizo acreedor de una nueva publicación, llamada: Poemas e Híper-Poemas, con el que además logró ser finalista del Premio Ceres, en 2019.

 

DANCE DANCE REVOLUTION! O LA REVOLUCIÓN QUE NO FUE  

 

ya van a cerrar (HAPPYLAND)          

y el GAMER sigue bailando 

desconectan los FLIPPERS      

las montañas rusas

y el GAMER sigue       

sigue bailando

SELECT STYLE!     

SINGLE PLAY!    

SELECT CHARACTER!      

dice la máquina y el GAMER 

pisa y pisa los cuadrículos 

MARVELOUS! GREAT! PERFECT!     

repite la máquina    

OK! 345 COMBO! 

las flechas estallan en el cielo pixelado 

siguen su trayectoria ilusoria Leer más

Please follow and like us:

T. Nefelibata | Poemas

T. Nefelibata (Guadalajara, Jalisco, 1995) Egresada de la licenciatura en Letras Hispánicas por parte de la Universidad de Guadalajara. Ha impartido talleres de literatura en el proyecto Sala de lectura para niños Felipe Garrido y el Programa de Español Para Extranjeros (PEPE), ambos de la UdG. Apasionada de los idiomas y las artes en general. Forma parte del equipo editorial de las revistas Engarce y Cinética Revista Cultural, donde también ha publicado colaboraciones.

 

Janelas do meu quarto

Do meu quarto de um dos milhões do mundo que ninguém sabe quem é

Fernando Pessoa

 

 

¿Quién me habita en estos cuartos,

que dentro de cada sueño cambian

de forma y de color?

 

Tengo amigos que son ventanas,

              cocinas y comedores.

             

              Salones enteros.

 

Luego, yo.

        Cama que duerme

         en la vacua espera,Leer más

Please follow and like us:

Manuel Alejandro Q. Ceballos | Poemas

Manuel Alejandro Q. Ceballos (México, 1992), Escritor mesoamericano. Promotor cultural y editor. Es fundador del proyecto editorial Literatelia. Director de la revista cultural Galerías del Alma. Es autor del poemario: Réquiem Colectivo (Don Juan de Amiel, Lima, Perú, 2018). En dramaturgia: Los amantes de diligencias |A las puertas del convento San José (Literatelia-Amistía teatro, 2020). En narrativa: Patios de Córdoba y otros cuentos (Literatelia, 2020). Ha participado en diversos festivales y Ferias de libro en Latinoamérica, así como compilaciones de literatura. 

 

               * 

Me amaneció pronto

y clavaste el adiós imparable

en mi rostro.

 

Suicida, me ahogué 

por la lluvia de mi cuerpo

y ahí,

en la desesperación del presente,

se adentró el rayo

sin clemencia.

 

El enjambre

de múltiples caídas

sobornó al suelo

para repetirme

en la derrota.

Mis manos murmuran 

todavía

con la barrena en mi garganta.

 

Las estrellas no escuchan.

No se oyen más lamentos.

 

 

                * * 

Nadie me recordó

que la luz se apaga 

en la derrota

y la bestia de no encontrarnos

se vuelve sombra,

espejo y presagio:

incendiado 

cruce 

de las voces.

 

Estuve

en guardia

ante la feroz ausencia

y tic taqueba los rincones

de mi lenguaje

para salvarme sin fe:

terrible asfixia.

 

 

Desperté.

 

Trago miseria

escupo al aire

las cenizas.

 

 

 

Please follow and like us: