Ñusta | Poemas

Ñusta (Huancayo, Perú, 1991) Nacida en la ciudad llamada ombligo del mundo (Cusco, Perú) peruana de corazón y residente paraense (Brasil). Viajante del tiempo y el espacio, apasionada por las cosas simples, escritora nocturna y propia fotógrafa de mis viajes, fascinada por la naturaleza, por el espacio.

Eternos turistas…

¿Qué somos nosotros sin tierra?

Con la nostalgia entera sobre uno,

Eternos turistas

Qué significa la distancia para nosotros

si un km se puede sentir que son millas

Tan lejos de nuestras raíces

Tan distantes de nuestras casas

Abismales son nuestros silencios

Guardados en lo profundo de nuestras miradas

 

¿Qué tan valientes somos?

Si desde que afrontamos la difícil salida del vientre materno

enfrentamos a diario dolores naLeer más

Mujer: NO subas con hombres al vagón exclusivo

Foto tomada de El País

Por Ximena Cobos CRUZ

Escribo esto porque se ha convertido en una necesidad, primero, de desahogo del coraje de observarlos ahí, sentados, clavando la mirada impunemente, sin pudor o pena alguna en cada mujer que se levanta para descender en la estación siguiente, haciendo gestos asquerosos, sin que nadie diga nada. El silencio nos vuelve cómplices en esta perpetuación de su machismo, de su cosificación de nuestros cuerpos, de su morbo, de su territorialidad y su falta de respeto a espacios que queremos sólo nuestros para sentirnos tranquilas.

En segundo lugar, lo hago porque quiero que seas tú, mujer, mi interlocutora más directa, porque es a ti a quien más ganas tengo de explicarte el panorama. Somos cómplices, sí, ya te lo he dicho. De cierta manera, estamos colonizadas del pensamiento, no obstante, hay que romper con eso y con la complicidad no razonada en la que incurrimos cuando tomamos la decisión, a la ligera, de subir al vagón exclusivo con un hombre acompañándonos. Sí, defiende con garras y coraje al hombre que Leer más

Rossana Guzmán Vilchis, México en los Parapanamericanos de Lima

Por Ximena Cobos CRUZ

Existe un suplemento del periódico Reforma llamado “Club”, en el que ―si uno tiene suscripción, porque cómo le encanta sacar dinero a este tabloide―, puede mirarse la vida frívola de la clase alta mexicana, entre fiestecitas de caridad para “ayudar” a artesanas de los pueblos originarios, hasta los eventos de fin de semana en el liceo donde los niños y adolescentes salen en desfiles de moda y concursos irrisorios; imagen tras imagen con pie de foto aclarando con nombre y apellido, puntualmente, quiénes son todos esos señores, señoras, niños y fetitos en desarrollo. Hace casi un mes, dicho suplemento se centró en los atletas rumbo a los Juegos Panamericanos, competidores de canotaje, equitación, incluso surf, jóvenes cuyos colegios están altamente equipados o tienen los recursos de sobra para poder entrenarse y llegar a ser atletas de alto rendimiento sin ningún obstáculo más que sus propias convicciones. Pero en la realidad ―porque aquella esfera cristalina del dinero es falsedad a cada paso― la vida de los deportistas en México no es la de los privilegios, la facilidad de pagar un entrenador, conseguir acceso a instalaciones adecuadas, menos aún si se trata de competidores con alguna discapacidad.

Mi nombre es Guadalupe Rossana Guzmán Vilchis, nací un 31 de diciembre de 1988 en la Ciudad de México. Rossana vio la luz por primera vez en un país donde los servicios médicos exudan carencias, ética dudosa y empatía casi nula. Yo, al nacer, tuve una asfixia severa por negligencia médica, lo que me causó secuelas de parálisis cerebral. Mis primeros años de vida estuve en rehabilitación física y, afortunadamente, mis padres ―que son profesores, ahora jubilados―, estuvieron muy al cuidado de mi desarrollo físico y mental. Desde niña me ha gustado el deporte y siempre he hecho ejercicio como rehabilitación. Leer más

Fernando Poó | Poesía

Fernando Martín Poó (Mar  del Plata, Argentina, 1975). Nació y creció en Mar del Plata. Es Licenciado y Doctor en Psicología. Trabaja como investigador y docente universitario. Tiene una hija de 8 años que se llama Juana. Escribe continuamente desde hace cuatro años, pero comenzó a escribir poesías a los 18. Es autodidacta, si es que semejante afirmación tiene sentido.

 

 

Moscas

Después de toda las guerras y de toda la sangre,

luego del hambre y del dolor,

después de las lágrimas y de los gritos,

del horror y de la vanidad,

cuando toda la furia haya sido segada,

y los puños no destruyan la carne del enemigo,

después de la futilidad y de las posesiones,

una vez que el sonido haya cesado,

debajo de las ruinas del desastre,

por encima de la derrota,

sobre la carne desnuda,

cuando el fuego haya saciado su hambre,

entonces,

la tierra permanecerá y la heredarán las moscas,

reinará un zumbido sobre el silencio,

el revoloteo de alas transparentes,Leer más

Ulises Granados | Poemas

Ulises Granados (Distrito Federal, 1984) ha publicado minificciones, poemas, ensayos y cuentos en revistas como F.I.L.M.E., Deletéreo, La liebre de fuego, Primera Página, Lee+, Mígala y Punto en línea. Desde 2009 elabora el blog Antología sin poesía (www.antologiasinpoesia.blogspot.com). Es guitarrista de la banda de rock swing Cotton’s, practicante de jiu jitsu brasileño y judo y repostero amateur.

 

Unas pequeñas imprecisiones

 

Quisiera, si me lo permiten,

imprecisar algunas cosas.

Por un lado, me parece de suma

frivolidad e impertinencia

superficializar de inmediato en asuntos

que nos atañen a todos.

Del amor, por ejemplo, ni hablar,

que hablen del amor los sociólogos

y los lingüistas, los psicólogos,

y los nietos asombrados

de quienes amaron

años atrás,

incluso los enamorados

y quienes planeen enamorarse

un día de estos:

que le construyan un altar

y lo diseccionen bajo el microspcopio

y lo desmembren en glosas,

referencias y pies de página,

que se doctoren y se abracenLeer más

Claudia Sheinbaum, exigir justicia JAMÁS será una provocación

Foto tomada de La Neta Noticias

Por Ximena Cobos CRUZ

Repudiada y tibia Claudia Sheinbaum:

Exigir justicia no es provocación. De verdad que no tengo ni idea en qué cabeza cabe eso que has declarado firme e impávida ante las cámaras si no es en una mente clasista y falta de consciencia de género. Sin embargo, desde la digna rabia, voy a dirigirme a ti aunque no escuches, porque últimamente has demostrado que no sabes hacerlo.

En el mundo entero existe una deuda histórica con las mujeres que se quiere resarcir desde un discursito caído en el lugar común, en la fórmula, sobre todo cuando lo usan servidores públicos en mensajes fabricados para ser televisados y cubrirse la espalda o limpiar la mierda que hay detrás, y no desde la auténtica reflexión sobre el problema de violencia estructural, antes bien, para mantener contentos a sectores que parecen representar un riesgo para esa estabilidad que tanto les gusta aparentar que existe. Justo como tú, Claudia, lo hiciste luego de que muchas, todas, gritáramos en nuestras casas, en redes y en muchos lados, enojadas y ofendidas por tus palabrasLeer más

Universidad Autónoma de la Ciudad de México: de la huelga a la institucionalidad, la resolución de un conflicto.

Foto tomada de Telediario

Por Alonso Mancilla

La controversia sobre la elección al puesto de rector para la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, en la cual el V Consejo Universitario eligió a Galdino Morán como representante legal de dicha institución, como conflicto que se desata a siete años de la huelga del 2012 de esta casa de estudios, llamó la atención de la comunidad y la llevó hacia el debate entre la legalidad y la ilegalidad de la elección. Esta no es la primera vez que la elección se da de esta manera; como si fuera un copiar y pegar, el antagonismo estalla, sin embargo, la resolución es diferente.

Pero, a quién le interesa el conflicto interno de una institución educativa autónoma si no forma parte de su comunidad. Quizá se lo pregunten y por ello, antes de empezar quiero reflexionar sobre el conflicto, pues a lo largo de toda la historia de la humanidad ha existido ―y seguirá existiendo― ya que somos seres diversos, todas y todos con sueños y deseos particulares; somos sociedades diferentes, inclusive dentro de una misma nación ¿a poco en México son iguales la comunidad del norte y la del sur? O ¿la población de Iztapalapa y la de Polanco? Y es que ya desde lo religioso existía el conflicto ¿no se acuerdan que Adán comió la manzana prohibida y lo desterraron de aquel paraíso?Leer más

Braulio Aguilar | Poemas

Braulio Aguilar Velázquez (estado de México, 1983). Estudiante de Lengua y Literaturas Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Con el sello de la facultad publicó el ensayo “Crítica al régimen de Porfirio Díaz en Un Adulterio de Ciro B. Ceballos”. Ha publicado poemas en las revistas Timonel y Los Bastardos de la Uva. Asimismo, ha participado en las ediciones colectivas III, V y XII del Taller de Creación Literaria: EN EL BORDE. Su primer poemario, El espinazo de las lámparas, se publicó en marzo de 2018. Actualmente participa en el equipo editorial del proyecto La novela corta: una biblioteca virtual (UNAM-IIFL).

 

YO NO ENTIENDO / YO SIENTO DESPACIO / Y ES TARDE

 

 

Estoy tan sólo que podría llorar
Hank Williams 
Llega un momento en que es necesario abandonar las ropas usadas
 que ya tienen la forma de nuestro cuerpo
y olvidar los caminos que nos llevan siempre a los mismos lugares.
Es el momento de la travesía.
Fernando Pessoa

 

I

¿Cómo se acomodan las palabras para hablar

del enfriamiento que porto en la carne?

 

Yo no entiendo

Yo siento despacio

Me enredo de los latidos y nada sé

nada más ando difunto de acá

tierra adentro dolido

huérfano de piel de hembra desde muy lejos

con el verbo de la blasfemia apretado en los labios

 

Yo siento despacio

empeorado

y es tarde

Ya va para cuatro días de esto como enfriado

como de silencio o tristura

pero no sé qué es

y sigo empeorando

 

¿Qué poseo?

¿Qué he obsequiado a la vida?

¿Es cierto que alguna vez fui mejor de lo que soy?Leer más

A las detractoras de la Marea Verde y a las que no lo son, también

Foto de Angélica Mancilla

Por Ximena Cobos CRUZ

El lunes 5 de agosto del presente año, como ya se habrán enterado, con ocho votos a favor y tres en contra, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) desechó dos proyectos que pretendían invalidar la NOM-046-SSA2-2005 “Violencia familiar, sexual y contra las mujeres. Criterios para la atención y prevención”, que entró en vigor en 2016.

Con dicha resolución, la SCJN ratifica el derecho de las mujeres y niñas, víctimas de violación, a la interrupción del embarazo, al eliminar los requisitos de la denuncia penal previa y la venia de la autoridad competente, que hasta ahora habían impedido el ejercicio de ese derecho en todo el país. Para acceder a él solo será necesario hacer la solicitud bajo protesta de decir verdad y las menores de 12 años deberán solicitarlo por conducto de su madre, padre o tutor; además, el personal de salud no estará obligado a verificar lo dicho por la víctima.Leer más

“Definitivamente voy a tener alzheimer”: Alaíde Ventura, ganadora de la quinta edición del Premio Mauricio Achar-Literatura Random House

Foto de Canal 22

Por Rodrigo Piña

“La verdad es que no podría estar más feliz”, respondió la escritora al momento de cuestionarle sobre los dos concursos que ganó en un lapso menor a un año.

Alaíde Ventura actualmente tiene 34 años, nació en Xalapa, Veracruz, estado en el que realizó sus estudios de Antropología, en la Universidad Veracruzana; ahora lo hace en la capital del país, en la Universidad Nacional Autónoma de México. Ha trabajado en Canal Once, Televisión Educativa y Time Out México. Es escritora freelance y ha colaborado en algunas revistas como Este país y Hojasanta.

Recientemente, la joven novelista consiguió dos importantes premios: el primero fue el Premio de Literatura Juvenil Gran Angular, en 2018, con su novela titulada Como caracol, con el que aparte de la publicación del libro, también obtuvo una compensación económica de 35 mil euros; el segundo, lo ganó hace un par de semanas, con su novela Entre los rotos, presentada en la quinta edición del Premio Mauricio Achar-Literatura Random House, el cual contempla la publicación del libro y un lauro de 300 mil pesos.Leer más