Conoce lo nuevo

Columnas de opinión

Tomar Partido

Por Alonso

Pincha sin miedo

Deconstruyendo-nos

Por Angélica

Dale click

La Guerra de las Ideas

Por Ximena

Clickea

Support This Site

Valoramos mucho el apoyo que nos han brindado a quienes formamos la comunidad de Enpoli. Lo aquí recaudado servirá para mantener nuestro sitio web, así como para la edición, corrección y diseño del contenido que publicamos mes a mes. Muchas gracias 🖤

¿Qué es ENPOLI?

Colabora con nosotros

¿Ya nos sigues?

El narco se desarrolla, el imperio se fortalece

Por Alonso Mancilla

“La coca la consume quién ahora está sentado a tu lado en

el tren y la ha tomado para despertarse en esta mañana,

o el conductor que está al volante del autobús que te

lleva a casa porque quiere hacer unas horas

extras sin sentir calambres en las cervicales,

consume coca quién está más próximo a ti”

Roberto Saviano, 000.

 

Las drogas como política de Estado

En todos los países del mundo estamos bajo los efectos de algo, hay quienes lo hacen con la televisión, la cultura, la ideología, que son fenómenos alienantes y cloroformantes, sin embargo, no significa que estén drogados, pues drogarse tiene el fin de modificar la actividad mental (psicotrópico), además de ser un acto estrictamente voluntario, a menos que sea administrado en contra de la voluntad o por la ignorancia del individuo. Por consiguiente, podemos decir que más del 80% de la población mundial está drogada como “remedio” para permanecer vivo en estas condiciones modernas de producción, con la más sentida tendencia de alienarse, convirtiéndose, así, en la vida misma. El uso de psicotrópicos ―de todos los colores y sabores― se debe a que los individuos no pueden adaptarse a un sistema social que los piensa como valor de uso, pues alterando su conciencia permiten “la anulación química pura y simple de la alteración percibida en primer lugar, que impedía la supervivencia reclamada por las necesidades de uso del capitalismo” (Herny y Léger, 1974: 11).Leer más

La Lleca, 15 años tejiendo rebeldía desde el performances continuo

Por Enpoli

La realidad es innegable aunque intente ser borrada tras esas paredes enormes, grises, frías que junto al silencio cómplice construyen la indiferencia. Cada martes, jueves, sábado y domingo, las filas, los puestos, las bolsas repletas de comida nos recuerdan que dentro hay personas vivas. Gente que no habrá de reformarse si las prácticas de poder que se ejercen sobre sus cuerpos, que los laceran, los violentan, los vulneran, no se transforman, puesto que los dispositivos de control y reinserción llevan años, siglos incluso, convertidos en empresas de marginación donde el miedo y la humillación están latentes. Es por eso, que el proyecto La Lleca representa una estrategia legítima para desrelacionar la opresión y el encierro.

La Lleca Colectiva lleva quince años de actividades continuas de trabajo al interior de los penales. Desde el 2004, quienes conforman la colectiva están convencidxs de la necesidad de entrar a las cárceles “para ver desde dentro las lagunas y exclusiones en las narrativas popular y oficial sobre la delincuencia, la inseguridad y las personas peligrosas”. No obstante, observar no es el fin último, sino el inicio de un trabajo profundo con los internos, que ha implicado el desarrollo de procesos tanto personales como sociales a través de la práctica del performance y el trabajo sobre el propio cuerpo. Nos movemos, dicen de sí mismxs, en la frontera de la institución arte, saliendo y entrando, usando la porosidad y las grietas de los dispositivos, estatales y privados, de control y encierro de saberes, de la imaginación y de la creatividad radicales. Se trata, entonces, de un esfuerzo de acompañamiento donde se pone el cuerpo, se reconoce y se deseduca de la violencia trabajando la autoestima en una apuesta por el trato humano en un contexto donde la deshumanización es la constante que atraviesa aquellos cuerpos.Leer más

Facundo Martín Desimone | Poemas

Facundo Martín Desimone (Buenos Aires, 1985). Escritor, poeta, guionista, músico y periodista. Actualmente se desempeña como guionista en Edén Cómic. Sus últimas publicaciones fueron “Sombras grabadas en el hierro” (haikus) en La Pinche Revista y en la web de la editorial Búho Negro. Más de su obra se pueden hallar en la revista Áspera, N° 3.

 

Poema malo

A Fogwill (el espíritu, no la persona)

 

Poema malo, poema croto, poema mocho.

Poema de la flor hipersulfatada,

del hipocampo hiperventilado,

del hipo

y de los espasmos.

 

De la fiebre y la vida negra,

la contravida,

la antivida

que fluye tan pasiva de tu cuerpo,

de tus espejos

como un río de ranitas ciegas, mochas,

también negras.

 

Poema que se viste con la degustación de lo pantanoso,Leer más