Columnas de opinión

Tomar Partido

Por Alonso

Pincha sin miedo

Deconstruyendo-nos

Por Angélica

Dale click

La Guerra de las Ideas

Por Ximena

Clickea

Support This Site

Valoramos mucho el apoyo que nos han brindado a quienes formamos la comunidad de Enpoli. Lo aquí recaudado servirá para mantener nuestro sitio web, así como para la edición, corrección y diseño del contenido que publicamos mes a mes. Muchas gracias 🖤

¿Qué es ENPOLI?

Colabora con nosotros

¿Ya nos sigues?

Narcisismo, su influencia en la cultura moderna

Por Rafael Ángel Aguirre Flores[1]

Narcisismo es la fijación que un sujeto tiene por sí mismo, como una estancia en la cual la persona se toma a sí mismo como el principal objeto de su amor. A su vez, el término proviene del mito griego de Narciso, un joven enamorado de su propio reflejo proyectado en la superficie de un estanque en el cual termina ahogado, dicha acepción fue utilizada por primera vez por el psiquiatra y criminólogo alemán Paul Näcke en 1899 para designar a un individuo obsesionado sexualmente con su persona, esto se puede comprender como fenómeno psicológico a la vez que como fenómeno social dentro de la cultura moderna del capitalismo, cuyo propósito es la formación de un nuevo individuo orientado al consumismo así como a la competencia basada en la adquisición de logros y metas personales cuya realización nunca se ve colmada del todo.

También puede entenderse como una pérdida de valores, como la ausencia de interés por todo lo que le rodea, incluyendo la propia calidad de vida y la de los otros, denotando un alto grado de irrealidad en cuanto a la percepción de sí mismo y de su postura ante el mundo. Este individualismo puede traducirse de manera social como la insatisfecha e incesante búsqueda de logros, placer y felicidad, muchas veces construida a costa del bienestar de los demás. Muestra de esto es la actual cultura de masas elaborada a partir del dictamen de las clases dominantes y del mismo modelo económico neoliberalLeer más

La resignificación en la poesía de Zel Cabrera

Por Kristie Rodríguez Pérez Abreu[1]

La poeta Zel Cabrera nos invita a cuestionarnos significados en su cuarto libro: Perras (FCE, 2019). En un contexto mexicano, en el que el lenguaje es burla y agresión disfrazado de “broma” o frases que esconden misoginia, encontrarse este ejemplar en la librería o en nuestro estante es un acto de protesta contra el machismo mexicano desde la trinchera del lenguaje y la literatura. Zel Cabrera desmitifica la idea del romántico; en sus versos se destazan con el hocico, con colmillos punzantes, las construcciones sociales que como mujeres nos imponen en un imaginario en el que “La curiosidad mató al gato, pero no a la perra./ A las perras nos mata el amor/ y el odio” (p.23). Nos educan para buscar un amor irreal, para odiarnos entre nosotras; somos rivales desde pequeñas: “El amor era la carnaza/ pero nunca la recompensa” (p.16). Además, ese odio está sembrado en nosotras mismas: odiamos nuestro cuerpo, nuestra sangre, nuestro sexo es un tabú conocido: no se nombra, no existe más que en la censura.

Mi sangre está bendita.

A oscuras bajo la mano

y toco mi vientre,

ese espacio vacío,

ese cúmulo de vísceras y sangre

que a veces palpita y a veces

guarda silencio (p.29).

La única forma de ser una perra, desde el lenguaje que utilizamos diariamente, es ser una maldita: la que quita novios, la que deja matrimonios, la que aprovecha, la arribista; sin embargo, este poemario nos entrega una perspectiva desde distintos ángulos de lo femenino y resignifica la idea que tenemos de ser Leer más

Los nadie de los nadies

Por Alejandro Carrillo L.

“Sueñan las pulgas con comprarse un perro”
Eduardo Galeano

Las campañas electorales han culminado en México, el proceso electoral llamó a todo ciudadano a participar en lo que muchos de los políticos llaman “la fiesta democrática”. Los zopilotes empezaron a levantar el vuelo para bajar con ráfagas en busca de personas reducidas a números, a votos —y pido perdón por aquellos que quieran hacer el cambio y deban vestirse con plumas y picos largos para meterse en un juego en el que, si no se cuidan, la metamorfosis se hace completa—.

Este es el momento en que los problemas se visibilizan más que las soluciones, pero no los problemas de verdad, sino los problemas que cada tres años surgen de la boca de los candidatos y que además se ufanan en reiterar que son las problemáticas de la gente común que ellos buscan representar. ¿Y cuál es la solución?, no son programas de gobierno, ni mucho menos políticas publicas, que son valores inamovibles de profesionales de la administración gubernamental; en este caso, la solución es el mismo candidato, así de triste e irracional. Imaginemos que en un asentamiento urbano hace falta agua, la solución deberá ser completamente técnica, sin embargo, basta que un proselitista diga “vamos a traer el agua” y así resolver la crisis de la zona, tal cual, como si existieran varitas mágicas, así son las soluciones, se personificanLeer más