Humberto Montes de Oca | Poemas

José Humberto Montes de Oca Lira (Ciudad de México, 1995). A los dieciséis años entré al taller de poesía de Pedro Pablo Martínez, aprendí que la poesía es sublime y parafraseando Cortázar, “es un infierno florido”. A la edad adulta continué mi educación literaria con Hernán Bravo Varela, ahí me enamoré de los poetas chilenos. Después tuve el privilegio de asistir a clases con la poeta Julia Santibáñez donde se forjó el camino de mi último libro llamado: La espera más violenta.

 

Responso cotidiano

¿Por qué la muerte está dos calles abajo,

a un tiro de grito,

a una lectura en tranvía?

Tiene el dedo amarillo por pasar las páginas de los días sobre los tejados,

sus ojos engullen los nervios rotos del cielo,

hierve una tormenta en su boca,

se extiende en lenguas asesinas,

su saliva moja las arrugas de mi piel,Leer más

Yuleisy Cruz Lezcano | Poemas

Yuleisy Cruz Lezcano (Cuba, 1973). Llegó a Italia a la edad de 18 años, estudió en la Universidad de Bolonia y consiguió el título en “Ciencias enfermerísticas y obstetricia”. Consiguió, además, un segundo título en “Ciencias biológicas”. Trabaja en la salud pública. En su tiempo libre ama dedicarse a la escritura de poemas y relatos, así como a la pintura y a la escultura. Numerosos son los premios literarios donde ha obtenido reconocimientos importantes y las antologías tanto nacionales como internacionales en las que son presentes sus poesías. Ha representado su país natal Cuba por dos años consecutivos en el Festival Internacional de la Poesía de Tozeur en Tunisia. Ha publicado 16 libros de poesías en Italia, dos de los cuales son ediciones bilingües español/ italiano, y un libro de narrativa. Entre sus obras se destacan los libros Demamah: il signore del deserto – Demamah: el señor del desierto (2019), Inventario delle cose perdute (2018), Tristano e Isotta. La storia si ripete (2018).

 

Mercado humano

Dolor, no ves cuánto

el trueno de dolor encoge la sangre?

Sangre entintada de tierra y cielo,

de madres humanas diluidas

en lágrimas.

Sangre de exhaustos senos

para hijos que no saben

como alimentarse.

Multitud que huye

dejándose atrás la boca que pide

y el hambre que cede.

Multitud sin dignidad, esclavizada,

vendida en la subasta de Livia.

Mercado de hombres

vendidos por una suma inferior

al precio pagado para escapar

de la saliva ahogada,

doblando la propia lengua

para tragarse el dolor de la existencia.

Por el sueño de libertad, densidad,

gritos lanzados al aireLeer más

Foquin Mono | Poemas

Jesús Daniel Juárez Cruz (Puebla, 1995) Creció para desempeñarse en diversos oficios, desde vender bolis hasta alimentar puercos. En la actualidad labora en el Instituto Municipal de Arte y Cultura de Puebla, siendo el encargado general de la programación de talleres de escritura creativa Lettera. Ha publicado en diversos medios digitales como Revista Espora, Tintero Blanco, Cuatro Patios y Vertedero Cultural. Tiene una perrita adoptada y un amigo imaginario.

 

Metasueño

I

Tuve un sueño

Y en este sueño había agua

agua dulce y con sal, agua cristalina, agua estancada

agua que vertía sol como lagrimales            Agua

pero también había gente

gente con trajes de baño, gente desnuda, gente que repetía su rostro cada cierto tiempo

gente que se cargaba a sí misma                   Gente

y yo buscaba un sitio en el sueño

un punto donde no me pudieran lastimarLeer más

Lissa Marie Donayre | Poemas

Lissa Marie Donayre Alcalá (Lima, 1996) Presente y ausente. Caminante responsable. Confío únicamente en mi brújula descalibrada. Desde pequeña supe que mi futuro tendría que ver con la escritura. Más tarde descubrí que mi fin es la poesía. Hoy vivo en búsqueda de ese, mi destino. Mucho gusto, Lissa Marie, mis amigos imaginarios me dicen Lissa, la palta; la paltosa; la palteada; la paltita; la aguacate y todos sus derivados

 

1

Voz hipnotizante

/controla mi absurdo andar

respirar

habitar

este hoyo lóbrego inacabable

esta vida que llevo a cuestas

me aniquila/

suena, ambienta, revienta si quieres, pero no calles jamás

Marea revoltosa

cúrame esta resaca de vos

que sea la corriente quien me abrigue

la ceguera quien me guieLeer más

Alexander Silva | Poemas

Alexander Isaac Freire Montoya (Ecuador, 1992). Licenciado en Comunicación Social con énfasis en Comunicación Organizacional. Graduado de la Facultad de Comunicación Social de la Universidad Central del Ecuador. Amante de viajes largos. Incesante lector y viajero. Estudiante apasionado por la literatura y la danza. Bailarín de Danza Contemporáneo, Folklor y Ballet Andino Humanizarte. Fue uno de los ganadores de las IV Justas Literarias de San Ginés de la Jara, concurso que se llevó a cabo con el apoyo del Ayuntamiento de Cartagena y la Unión Nacional de Escritores en España. 2019.

 

Fracturas

Aclaración.

No tengo intenciones de errar

por los territorios vagos.

Escribir, sacar palabras de mi lengua

no me aleja del dolor,

no me salva,

si acaso es una declaración de guerra.

Es una pausa al dolor,

al sumergirme en las aguas pantanosas

de lo que puede decir un párrafo.

Me rompieron las manos, las uñas, los dedos

los ojos y los días.

Son semanas que he pasado así.

Los niños están hartos de mí

y de sus días asidos en un cuarto oscuro.

Les digo que no me sale nada,

que no puedo hacer nada,Leer más

Liliana Rivera | Poemas

Liliana Rivera (Veracruz, 1973) Contadora Pública, egresada del Instituto Politécnico Nacional. Desde 2016 ha tomado talleres de creación literaria, así como taller de ensayo, narrativa y poesía. Tiene un Diplomado en Escritura Creativa en la Escuela de Escritores de México. Es editora y autora del libro Cajita de Cristal y otros cuentos, Vol. I,II, y III (2019) Presentó su antología de cuentos en el Baulito de Cuentos en la FIL Zócalo 2019, así como en la Primera Feria Infantil y Juvenil 2019” de Villa Aldama, Veracruz, invitada por el H. Ayuntamiento Villa Aldama, Ver. Novel Editores, y Sipinna. Es coautora de tres antologías de cuento: Pandora (2016), Brecha (2017) y El Viaje a través de los Sueños (Novel Editores, 2019). Constantemente participa en diversos espacios culturales, donde expone textos de su autoría. Ha publicado en revistas literarias digitales, entre ellas La Revista Comité 1973, Ataraxia, Nocturnario. Actualmente tiene una columna en la revista digital Mujeresmás, y es Gestora Cultural en la escuela de artes The Xolo Art.

 

Odioamor

[Pregunto]

¿Qué tengo para nosotros?

[Contesto]

Un trozo de carne con venas

saturado de evocaciones

que lo nombran corazón.

Unas manos malditas,

dolientes que tiemblan

cada vez que rozan tu sexo,

se erizan,

se ponen tristes,

se calientan,Leer más

Ximena Cobos Cruz | Poemas

Ximena Cobos Cruz (D.F, 1988) Estudió Letras hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Actualmente estudia Ciencias Sociales en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, a paso lento. Es cocreadora del proyecto Ingrávida, dedicado a la difusión y análisis de la literatura escrita por mujeres. Es feminista en formación y poeta (aunque cueste nombrarse). Ha publicado tanto en medios impresos como digitales, algunas de sus obras se pueden encontrar en Puf!, Larvaria, Rojo Siena, Revista Marabunta, Sierpe y Granuja, entre otros.

Poemas a la muerte de un amigo

En memoria de Paco Nihil

I

Me debo a mis muertos

y hasta la tumba voy a honrarlos

 

El ataúd ahora soy yo

Te guardo, te contengo como no pude hacerlo

en el último respiro

Te suelto y después el mundo flota

Y flotas en él

Puedo saber que ahora eres todo

Completamente presencia absoluta

 

Cuánto nos dolía la vida

Ahora me duela sola

Pero algo me mantiene viva

Respiro por ti

Por ambos que supimos querernos

más allá de los orgasmos

Que atesoramos la dicha de una mirada

De la existencia compartida en la lejanía de la especie humanaLeer más

Pestañeo

Por Eunice Sánchez

Ya no aguanto. Me digo a mi misma encerrada en el baño. Me refugié fingiendo que quería hacer popó. Pero mi hija no se rinde, empuja la puerta con sus diminutas manos al ritmo de varios “mami, maaaaammiiii, MMAAAMMIII.

—Tessa, ya voy bebé, mami está haciendo del baño

—Maaaaaamiiiiii- Grita una vez más

¿Cómo una pequeñita puede gritar tan fuerte? Apenas son las 10am y ya hemos gritado las dos lo suficiente, estamos agotadas.

Le jalo la palanca al retrete solo para reafirmar mi engaño, abro la puerta y ahí está. Nueve kilitos abrazando a su oso Pink, con sus botitas de lluvia bien puestas y con una enorme sonrisa en su pequeño rostro. Esa hermosa sonrisa, sus dientitos blancos y filosos. Pienso que aquella vez pudimos haberla perdido, nunca más esa sonrisa.

Pesó 2 kilos 930 gramos al nacer. No lloró, solo se quejó y al escuchar mi voz abrió sus ojitos de almendra. Dos pujidos intensos bastaron, ella hizo todo lo demás.

—Lo hicimos bien, Tessa— le pude decir mientras sentía los efectos de la anestesia y escuchaba que estaba teniendo una hemorragiaLeer más

Belen Carvente | Mordaz

Belen Carvente Mendoza es estudiante de doctorado en astrofísica y docente de matemáticas.

 

Mordaz

I

El odio se metió tanto entre los dientes

que se te hicieron gigantes huecos

en la sonrisa que se inserta en mi piel.

Y no lo digo metafóricamente,

tus huecos-dientes me están perforando el cuello

y el hombro

y mi seno izquierdo.

Cierro los ojos cansados

ya no me quedan ganas

ni de pelearLeer más

La señora de los gatos

Por María del Carmen Suárez Alcántara[1]

Anoche vine, me quedé, pero hacía frío, me quedé afuera viendo las caras que aparecían a través del cristal; los comensales felices, la música suave y los meseros presurosos atendiendo a los clientes, y allí estaba el cuadro de la familia feliz, el niño que no deja de saltar de silla en silla de juguetear con el clásico juguete que mamá le ha traído para que no se aburra, mientras su padre lo mira con orgullo. Y allí me quedé viendo ese cuadro que pudo haber sido el mío, pero no sé por qué no fue, yo vine mañana esperando de nuevo verme con mi hijo, dándole de comer una sopa de crema con pan y entonces comenzó a doler, me comenzó a doler la sopa calientita, sí rica sopa calientita y no sé por qué pasó o cómo pasó, pero de repente el niño lloraba, se asustaba de verme, como si no me reconociera, por eso comencé a gritarle mi nombre, mi nombre:

– Dolor, dolor.

Entonces quise tocarlo y un ruido como de rayo cimbró el lugar y mi vestido blanco comenzó a teñirse de rojo y una voz de mujer se escuchaba a lLeer más