Yaya Gallardo | Poemas

Yaya Gallardo (Chiapas, México, 1982) Incursiona en el mundo de la literatura con “Alma desnuda” publicada en Abril 2022. La cual es una selección de poemas en los que. como el título refiere, deja de lado el pudor y se muestra sin reservas. Su libro ha sido presentado en la Casa del Poeta Ramón López Velarde, CDMX; en FIL Guadalajara y FIL UNACH Tuxtla Gutiérrez, en el Festival Internacional Cervantino Barroco, en la FENALEM, en ferias del libro municipales, así como en Programas de Tv y Radio.

 

Poemas del libro Alma desnuda

«Las palabras y el amor son como los ríos: fluyen y encuentran su cauce»

Yaya Gallardo

 

Peregrina

Peregrina por cada rincón de mi corazón,

busca y encuentra lo más desconocido de mí.

Hazte de un espacio lo suficientemente grande para vivir en él,

pero sin echar raíces.

Anda por los senderos de mi vida,

salta por el camino del amor y la pasión sin titubear,

no trates de entender los errores que ni yo reconozco,

búscame en lo más profundo de tu alma y no me pierdas de vista.

No lo hagas por saldar culpas, hazlo por ti y por mí,

que bien que nos lo merecemos;

acá estoy esperando ser conquistada por tu andar.

Vive tu vida, vive mi vida, entre tanto, peregrina.

 

 

 

Eres

Eres como el agua que se queda quieta,

como la nube que huye del viento,

como la lluvia que no moja mi cuerpo pero me seca por dentro,

como la ola que se rompe y no llega a la orilla,

como el calor que me cubre del frío,

como la frase que no quiero decir:

así eres, eres tú y eternamente tú,

y en la paradoja de mi vida, igual, igual,

así te amo.

 

 

 

Sospecha

Esta sospecha que tengo de amor por ti se me ha metido en la cabeza;

quisiera arrancarla, pero no puedo.

Esta sospecha crece cada día más,

y he llegado a pensar que no solo la tengo en la cabeza:

la tengo clavada en el corazón.

Me niego a quererte y no porque no pueda,

sino porque no debo.

Cada caricia, cada beso  y cada entrega será un lamento en el futuro,

y es la pena que me quiero evitar.

Lo tuyo y lo mío se irá consumiendo como lo hace el cigarrillo en los labios ajenos,

así de inevitable te tuve,

así de inevitable te disfruté, y así de inevitable es nuestro final.

Dejaré esto al paso del tiempo para que la sospecha y el amor,

poco a poco y de la mano, se vayan consumiendo.

 

 

 

Llévame

Llévame a ese lugar secreto,

ese lugar donde las miradas se pierden y los corazones se encuentran;

a ese lugar donde las noches se vuelven jóvenes y las madrugadas envejecen.

Llévame a despertar todos mis sueños,

para que se duerman mis miedos.

Necesito el alimento para el apetito que tengo,

llévame.

 

 

 

Te ves tan bien

Te ves tan bien,

te ves tan bien aun lejos de mí;

Pensaba que desfallecerías,

imaginé que no podrías continuar.

La vida ha sido injusta contigo, pero sobre todo conmigo;

conmigo porque no me permitió llegar a tiempo,

porque no me permitió estar a tu lado,

a mí, que fui alimento de mi propia hambre,

agua de mi sed y lamento de mis penas.

Pero qué importa ahora todo eso,

si lo único que importa es decirte que te ves tan bien.

 

 

 

Please follow and like us:
Publicado en Obras literarias y etiquetado , .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *