Sorteo Local

Viernes de abril

20:00 Hrs.

El 77 Centro Cultural Autogestivo

 

Por Natalia Bocanegra

 “¿Es posible ir al teatro y ganar la lotería?” Sorteo Local es una obra que sale de lo convencional. Se trata de ir con esa ilusión al mismo tiempo que se desenmarañan algunos reveses de la Lotería Nacional. La expectativa carcome al público en la espera de los números ganadores, ¡vaya forma lúdica de hacer política con esta pieza teatral! al mismo tiempo que se cuestiona por qué hay millones de pesos destinados al lucro con la fe mientras tenemos que hacer arte desde la extrema austeridad.

Sorteo Local busca hacer dinero de forma creativa, en el escenario se vive colectivamente la fe que lleva a tantos a jugar de manera reiterada, todo bajo la promesa de que si la suerte nos sonríe en alguna función un porcentaje será para los espectadores y otro para hacer teatro sin padecer los infortunios que implica hacer arte independiente.

 Este montaje hecho con dos actores, Diego Cristian Saldaña y Valeria Lemus, Leer más

Algo de punk, por favor

Por Franco García[1]

El Acapulco punk y otras historias del sur
Paul Medrano
México, Editorial Universitaria UANL, 2021

 

Cada que escucho o leo sobre periodismo gonzo, mi mente en lo único que  piensa es en el personaje de The Muppets. Sí, el eterno enamorado de Miss Piggy. No obstante, todo se remonta a la década de los sesenta y su máximo exponente: Hunter S. Thompson (Kentucky 1937 – Colorado 2005). Después de él, nada será igual en el periodismo. Hoy el periodismo gonzo se puede encontrar en casi todo el país y en particular en el sur. Y tiene mucho, mucho humor. Hablo, sin más, de Paul Medrano (Tamaulipas, 1977). Maestro y periodista radicado en Zihuatanejo, Guerrero. Autor de los libros Dos caminos, Flor de Capomo, Noches de yerba, Deudas de fuego, Vicio final, Balada de Testaferro y Nieve de Mango.

“No les voy a mentir. Casi todos los textos reunidos en este volumen fueron escritos por un impulso muy natural en el periodismo: la falta de dinero. Hacer periodismo lejos de las grandes ciudades debería ser motivo de elogio. Y no lo digo por mí que, con 20 años en esta vaina, soy relativamente nuevo. Lo menciono por tantas y tantos reporteros, editores y fotógrafos que día a día hacen posible leer un periódico en (o desde) el interior de la república mexicana”.

Así nos adentra en su más reciente libro de crónicas: El Acapulco punk y otras historias del sur (UANL, 2021). Acapulco es una isla, un país aparte (y decadente), Leer más

Sacar al docente del aula

Mitos, dogmas y desavenencias de la práctica Docente, breve exposición y comentario al artículo “Alienación y cambio de la práctica docente” de Cesar Carrizales Retamoza[1]

 

Por José Miguel Hernández Valtierra

 

<<El poder más eficiente, es el que no se ve>>
-Michael Foucault- (Vigilar y castigar “El nacimiento de la prisión”)

 

 Incisivo, subversivo, atípico. Son algunos de los adjetivos que puedo utilizar para describir este estupendo artículo elaborado por Cesar Carrizales Retamoza. Abordar la cuestión por los cambios en la práctica docente hoy pudiera asumirse como algo “trillado”, sobran incluso expertos en educación y en las constantes reformas educativas anunciadas de forma repetitiva por el gobierno de nuestro país, mismas que se han autodenominado como “vanguardistas” o “innovadoras” en más de un slogan publicitario. Sin embargo, el artículo aquí aludido es llamativo desde el inicio por el simple hecho de toparnos con el término “alienación”, de allí surgen los cuestionamientos ¿Es posible hablar de una reforma o cambio en los modelos de enseñanza-aprendizaje cuando esta misma es un hecho velado al cual se le rinde una confianza ciega?

La propuesta aquí expuesta me ha parecido de carácter deconstructivo[2], pues al final nos hace vislumbrar la complejidad, pero no imposibilidad de repensar y generar un cambio de paradigma en el profesional de la enseñanza, advirtiendo desde la introducción que esta reconceptualización debe ser realizada por el mismo docente, a quien se le plantea deberá transitar su propia crisis. Mi lectura como formado en el campo de la filosofía trajo a la memoria ecos de pensadores como Platón, Nietzsche, Marx, Foucault, solo por mencionar a algunos, todos ellos, al igual que quien escribe el artículo, en determinado momento plantearon que la finalidad del filosofar o del pensamiento crítico como arte del desenmascaramiento se logra “preguntando donde está prohibido preguntar o preguntar donde todo parece ser normal”.

El objetivo de este análisis deconstructivo de la práctica docente y su contante vocación al cambio tiene la finalidad de responder a dos preguntas concretas ¿qué buscamos cambiar? y ¿en qué consiste esto que llamamos habitualmente como fracaso?

Para responder a estas dos incógnitas se parte de un análisis expositivo del término “ideología / experiencia alienante.”, entendida como el estado de ideas y cosas hegemónico – dogmáticas que altera o tergiversa la realidad encerrándola en categorías atemporales, con las cuales se interpreta o lee la realidad, pero al ser dogmático, simple, hetero y homogéneo (prácticamente todo), tal estructura es invisible, y se ha normalizado en la experiencia impersonal del “ser” o “deber ser” que al mismo tiempo se expresa en dos manifestaciones materializadas que ha construido la noción del “nosotros” —inclusive del <<yo>>— que son los valores (imperativos de orden impersonal) y la conducta”. Dicho esto, la intención del autor es desmitificar o desarticular la práctica docente actual motivando al lector a pensar más allá de este estado de cosas alterado, impersonal y con intenciones de servir al poder bajo las categorías ilusorias del Progreso, la innovación, originalidad, espontaneidad y la misma praxis.

A partir de esta inferencial de tinte foucaulteano, se pone en evidencia el dispositivo alienante del proceso educativo en las aulas, un dispositivo que experimenta diversas metamorfosis para subsistir a pesar de los cambios apócales, rasgo característico del poder que se vale de las interacciones sociales para general ideología. De forma concreta, esta experiencia alienante se reproduce gracias a las relaciones de poder inherentes en el juego político existente en las aulas y se manifiesta en la lectura de la conducta de la clase sometida (alumnos) desde el pensamiento binario o estereotipos (que se consideran “dados” y parte de lo “natural”): bueno-malo, eficiente-ineficiente, exitoso-fracasado… por parte de quien se posiciona en la clase dominante, en la cual el docente goza situarse[3].

La parte más interesante, considero yo, es cuando se responde a la pregunta ¿en qué consiste el fracaso de la práctica docente? La cual halla su respuesta en clave de una “falsa liberación”, porque pareciera lógico que este cuestionamiento fuese el detonante de la transformación de la práctica docente, pero la realidad es que no es así. Este ocultamiento del poder se da por el “sentido común” en la vivencia del todo y al mismo tiempo nadie, el impersonal, el “uno” ( dixit Heidegger), se mantiene gracias a este cuestionamiento que no es un problema para el mismo, ya que si el docente llega a experimentar la frustración o insatisfacción, éstas solo existen gracias a la “mala conciencia” resultado de no cumplir con el ideal hegemónico, de allí que la lógica de este sistema nos lleve a corregir únicamente lo que no embona con este ensamblaje fáctico–axiológico. Manifiesto generalmente en cambios parciales al nivel cognitivo o practico, pero nunca al nivel experiencial.

Como consecuencia, la experiencia alienante del docente posee un alcance tal, que incluso estos intentos de transformación por medio del conocer y el actuar, expresos en estrategias (utópicamente sanas) como el “despertar el pensamiento crítico”, “ educar en libertad” y “aprender a aprender”, terminan por convertirse en una extensión más de este mecanismo de autoconservación, que dará como resultado una serie de paradojas y antinomias en donde “se despierta el pensamiento crítico que se debe pensar”, “se educa en la libertad como se debe educar” “se aprende a aprender como se debe aprender”. Una vez más la experiencia alienante queda reproducida en lo que por lógica pareciera innovador pero que, en sí, es conservador porque los valores hegemónicos propios de esta estructura permanecen, ya que son invisibles, no cuestionan porque “naturalmente” no habría por que hacerlo, a esto el autor lo llamará “Cambio para conservar”.

Luego de exponer el funcionamiento de esta alienación de la práctica docente, pareciera que el autor nos orilla a pensar que es imposible un verdadero cambio y la educación es simplemente así, pero hasta esta negación del cambio, conformidad simplista o ignorancia de los hechos, es un mecanismo de autoconservación del sistema hegemónico. De acá surge el cuestionamiento focal ¿cómo es posible alcanzar el cambio contrario al reproducido por la ideología, es decir, “cambiar para transformar?

Cambiar para transformar, este cambió al que yo llamaría “radical”, únicamente se logra pensando más allá del orden establecido, o pensar en lo que “no merece la pena ser pensado”, en lo que es agradable al sentido común, si los cambios al nivel cognoscitivo y prácticos solo reproducen este estado de cosas.

La invitación es pensar al revés, no de forma lógica sino ilógica, no entendiendo a la escala axiológica ideal, sino cuestionando su preponderancia, es decir, repensar la misma práctica educativa o bien llegar un nivel del pensar que llamamos “metacognición”, generar una práctica docente que se piensa a sí misma; y esto solo se logra desarticulando estas estructuras que se aparecen como “únicas” por medio del desmontaje e incluso de la “desidentificación”, ya que en el campo de lo humano “nada es inmutable e idéntico”, ergo, nadie tiene la última palabra.

Para terminar este reporte de lo comprendido a lo largo de la lectura, me pareció fascinante cómo el autor hace este desmontaje de la práctica docente, pero jamás lanza una respuesta concreta a la pregunta ¿cómo lograr un cambio para transformar la práctica docente? Admirable, ya que demuestra un compromiso con su exposición, de haber ofrecido la panacea a dicha problemática, éste únicamente hubiese imitado lo mismo que cuestiona y critica. Por otro lado, toda esta exposición me hizo recordar un par de frases que me servirían para encerrar el contenido de este artículo. Wittgenstein decía que la finalidad de la filosofía es <<Sacar a la mosca de su botella[4]>>, aplicable a esta propuesta que pretende motivar al docente, como protagonista de su propio quehacer, a pensarse y salir de los esquemas del pensamiento dominante. Y, por otro lado, la frase <<Dios ha muerto[5]>> de Nietzsche, en este caso, como bien es sabido, la notica de la muerte de Dios es un evento universal pero que no ha llegado a los oídos de todos, quienes han asumido el mensaje se enfrentan a un mundo sin una verdad única, descentrando al mismo tiempo toda la responsabilidad de ese Dios moral, vigilante, exigente, controlador y dueño de nuestra conciencia. Dios muere y el hombre se encuentra en una etapa de extrañamiento[6] en donde por vez primera es dueño de su destino, construye sus valores y se afirma a sí mismo. Del mismo modo, y haciendo eco a la analogía que hace el divulgador de filosofía Argentino Darío Sztajnsrajber, podemos concluir que << El aula ha muerto[7]>> y ahora, fuera de la estructura del pensamiento ideal hegemónico, el docente tiene la responsabilidad de generar estos cambios para transformar, que solo serán efectivos si surgen desde sí mismo, de aquí que no es una tarea sencilla tomar la responsabilidad de tal transformación comenzando con hacer que la práctica docente “vuelva su aguijón contra sí misma”[8].

 

 

 

Bibliografía.

CARRIZALES RETAMOZA C., La experiencia docente. Ed.. Línea. México, 1986. pp. 21-33.

J.M, Occhiuzzi , “Para Darío Sztajnsrajber “el aula ha muerto”, en “La izquierda Diario” ( 07/05/19)  [En línea :http://www.laizquierdadiario.com/Para-Dario-Sztajnszrajber-el-aula-ha-muerto] [ visto el : 28.08.21].

NIETZSCHE F., La gaya ciencia, México, Alianza, 2012.

                                ,Más allá del bien y del mal- Así habló Zaratustra- El anticristo- El ocaso de los ídolos, Obras selectas, EDIMAT, Madrid, 2012

                                    . Consideraciones intempestivas 1873-1875 [3ª intempestiva], Obras completas de Federico Nietzsche, vol. II, Madrid, Valdemar, 1999.

RIVAS, R. Ensayos críticos sobre la posmodernidad “Crisis de sentido de la vida y la historia, México, Universidad Intercontinental, 2016.

VATTIMO, G. “Más allá del sujeto”, Barcelona, Paidós, 2000.

 

[1] Este artículo parte del capítulo 2 del libro de: Carrizales Retamoza, C. (1986): La experiencia docente. Ed. Línea. México. pp. 21-33.

[2] Entendiéndose esto como el método por el cual se trata de desarticular toda aquella entidad que se presume como natural e inmutable para poner en evidencia su condición de artificial o constructo. cf. R. Rivas, Ensayos críticos sobre la posmodernidad. Crisis de sentido de la vida y la historia, México, Universidad Intercontinental, 2016, p 29

[3]N.E. Por eso la tesis << El éxito de la práctica docente está en el conocimiento de los alumnos>>, que direcciona a la mayoría de modelos educativos vanguardistas, termina siendo una metáfora.

 

[4] Gianni Vattimo hace uso de esta metáfora propia del filósofo Austriaco L. Wittgenstein, haciendo referencia a la emancipación del sujeto, por medio y demoliendo al lenguaje. cf. G. Vattimo, Más allá del sujeto, Barcelona, Paidós, 2000, p.35.

[5] cf. NIETZSCHE Friedrich, La gaya ciencia, México, Alianza, 2012 p., 139.

[6] cf. Así habló Zaratustra, visto en: Obras selectas p. 57.

[7] J.M, Occhiuzzi , Para Darío Sztajnsrajber “el aula ha muerto”, en La izquierda Diario ( 07/05/19)  [En línea :

http://www.laizquierdadiario.com/Para-Dario-Sztajnszrajber-el-aula-ha-muerto] [ visto el : 28.08.20].

[8] cf. F. Nietzsche, Consideraciones intempestivas 1873-1875 [3ª intempestiva], Obras completas de Federico Nietzsche, vol. II, Madrid, Valdemar, 1999, p.306.

 

 

 

House of vans y la propuesta musical de Lemonade Shoelance, Joy Sales y YUNGBLUD.

Por Greta Ortega[1]

Vans ha sido reconocido por ser uno de los mayores expositores y promotores de la cultura urbana, con el proyecto de “House of Vans”, una instalación con una propuesta audiovisual, expresiones musicales, live performances y por supuesto un skatepark, un evento que se ha destacado en otras partes del mundo, llega a la Ciudad de México como una alternativa cultural extraordinaria. Su evento “Musicians wanted” abrió las puertas para los artistas independientes alrededor del mundo, al presentar sus propuestas musicales en un mismo escenario y así llevar al mundo en un viaje con una nueva perspectiva.

El despertar de las emociones comienza con sentir el ritmo de la música en el pecho, y qué mejor que comenzar esta experiencia con el “psychedelic sundae” de Lemonade Shoelance. Un viaje psicodélico que interpreta al mundo como un día de verano. El caluroso saludo del irlandés fue más que una experiencia colorida fuera de la zona de confort de la música independiente de los últimos años, una combinación perfecta visual y musicalmente. Teniendo en su lista de influencias a Tame Impala y Flaming Lips, Leer más

The Batman: el espectáculo de la oscuridad

Por Franco García[1]

The Batman

Matt Reeves

Estados Unidos, 2022, 176 min.

Una ciudad que huele a terror, melancolía, soledad y en donde no para de llover una y otra vez. Una ciudad oscura, consumida por la corrupción y la impunidad; simulación y represión. Alcalde, políticos, burócratas, policías, todos inmiscuidos en una red de tráfico de influencias y de drogas. Una sociedad que vive bajo el yugo del poder político y la mafia. Pero también encolerizada, que nos obliga a mirarla con tristeza y miedo. El miedo que acecha al anochecer. Gotham City, el resultado de la teatralidad política.

El nuevo largometraje de Matt Reeves, The Batman (2022), de aproximadamente 176 minutos, marca un antes y un después en los filmes de superhéroes. Una mezcla del cine noir o neonoir, de suspenso y detectivesco. Un filme que ya no sólo es una película de superhéroes, y que ahora va dirigido a un público selecto y demandante; que ha cumplido con las expectativas de los fanáticos de cómics y videojuegos de este personaje de DC Comics.

La película cuenta con un reparto totalmente equilibrado, acorde con el papel que desempeña cada uno en la historia; una coreografía bien ejecutada para hacer sentir veraces las peleas, los golpes secos y contundentes. Acción de principio a fin. Fotografía, banda sonora y nivel visual brillando por su genialidad tecnológica, inspirada en Dawn of the planet of the apes (2014) o The Mandalorian (2019). A su vez, The Batman mantiene ciertos vínculos con otros filmes como Zodiac (2007), Se7en (1995), Batman: The Long Halloween (2021), Wacthmen (2009), The Godfather (1972) y, sin más, con Joker (2019).

Desde que se filtraron las primeras imágenes de Robert Pattinson en las redes Leer más

Purple Rain, el extravagante álbum de un extravagante príncipe

Por Greta Ortega[1]

 
“I’ve seen the future and it will be
I’ve seen the future and it works
And if there’s life after, we will see
So I can’t go like a jerk”
(The Future, Prince. Batman 1989) [2]

 

Sin duda, uno de los factores más grandes en el proceso de la música y las artes en general es innovar. Prince era uno de esos compositores que no estaba exento de ello y por lo tanto cuando “Purple Rain (1984)”[3][4] impactó al público dejó en evidencia que quizá el príncipe de Minneapolis había alcanzado el punto máximo de su carrera.

Sin contar las obras maestras que vinieron después como “Parade (1986)” y el magnífico soundtrack de “Batman (1989)” con la icónica escena de Jack Nicholson como el Joker bailando al ritmo de “Partyman”. “Purple Rain” fue en definitiva ese álbum que hizo la innovación que Prince y su banda The Revolution tanto deseaban.

Creo que lo que hace a este álbum tan emblemático es la gran cantidad de combinaciones maravillosas que, a pesar de mirar al pasado, logra ser una obra increíblemente futurista y trascendental. Leer más

La construcción social del narco, una mirada desde la antropología

El documental de Narcocultura como estudio de caso   

Por Eduardo López Velasco[1]

El documental de Narcocultura (2013) de Shaul Schwarz muestra los actores sociales que se ven inmersos en la “Guerra contra las Drogas”. En el inicio del film se contrasta El Paso Texas y Ciudad Juárez, la primera considerada como la ciudad más segura de E.E.U.U y Ciudad Juárez catalogada como una de las más peligrosas del mundo. Se exponen, así, las dos caras de la violencia; por un lado, nos encontramos con las narraciones del perito forense, Richi Soto, quien describe los asesinatos en la ciudad, la descomposición social y la migración forzada. Soto, señala los peligros para ejercer su profesión, pues varios de sus compañeros fueron asesinados.

Otra voz importante que narra la situación en Juárez es el testimonio de la corresponsal del diario local, Sandra Rodríguez, quien menciona:

Todos cantan sobre cuerpos decapitados, asesinatos con AK-47. Cuando empecé a escuchar los narcocorridos del movimiento alterado, me sorprendí, no sabemos qué tan hondo se clavó en nuestra cultura y en nuestras mentes. Para mí es un síntoma de que somos una sociedad vencida. Los niños quierenLeer más

Distopía experimental y manipulación mediática en Dentro de lux

Por María Ramírez[1]

Dentro de lux es el más reciente trabajo del artista y cineasta mexicano José M. Delgadillo, entre cuya extensa obra destacan dos largometrajes y más de 30 piezas audiovisuales que se han distinguido por abordar temáticas como la memoria, la sensibilidad humana, sus miedos y sus virtudes, entre muchas otras. Todo esto bajo la línea del cine documental, experimental y el videoarte, formatos que le permiten expresarse de una manera libre, alejada de las convenciones del cine clásico, tanto en su concepción como en su realización. Su obra ha dejado trabajos que van desde la reflexión poética hasta la distopía y la ciencia ficción.

Ejemplo de esto es Birds, del 2019, en la que nos presenta una narración en donde las aves son los únicos seres que son libres antes de que la humanidad acabe con la vida en la tierra; y XXI, estrenado en 2020, donde se muestran de manera más directa temas como la perdida de la libertad a partir de la exposición de la vida íntima utilizada como una herramienta para la auto vigilancia y el auto castigo. Este último se exhibió en diversos museos de arte contemporáneo en Europa y recibió el premio Panoramic en Barcelona, España.

Este breve recuento de un par de sus obras es para contextualizar los intereses del autor, pues allí podría hallarse la génesis de su más reciente cortometraje, ya que por primera vez se adentra directamente en el género de la distopía y de la ciencia ficción para abordar de manera más profunda lo que ha venido viéndose en su trabajo durante estos años.

Dentro de lux nos cuenta una historia que se desarrolla en un futuro cercano en donde la humanidad se ha acostumbrado a un extraño virus, al control social, a la pobreza, a la explotación laboral y a la destrucción casi total de los recursos naturales. Delgadillo, fiel a su estilo, utiliza imágenes de archivo para mostrarnos diversas partes del planeta, mientras los medios de comunicación narran una hazaña heroica que puede salvar a la humanidad de su extinción. A través de estas imágenes, y de una narración en off, escuchamos conversaciones entre sus protagonistas, Elise y Kamel, en las que podemos encontrar tanto las preocupaciones más banales como también más profundas del ser humano, además de temas sociales tales como la extracción de minerales en Latinoamérica y cómo las grandes empresas arrasan con el territorio y con las personas que lo habitan, todo esto con tal de explotar sus tierras.

Así, el autor nos presenta un “Panel visual” en donde podemos ver, a través de imágenes atemporales, lo que fue, lo que pudo ser, lo que es y lo que podría llegar a ocurrir. Estas imágenes narran historias, deseos y momentos que trascienden a lo que entendemos como el paso del Tiempo

Con esta dialéctica de la fragmentación del tiempo que transcurre entre el pasado y el futuro se trata de poner de manifiesto el poder de la imagen y, a la vez, la descomposición de las vivencias personales y su recomposición desestructurada como instantes de un pasado vago, gracias a la memoria y a la lente de una cámara. En Dentro de lux los videos migran de una autocontención solitaria, a la pantalla donde conversan con él, los protagonistas y el espectador, poniendo de manifiesto, a través de los archivos audiovisuales que muestra “Kamel”, que ninguna imagen se pierde al ser retomada, sino simplemente aguarda su momento para ser llamada a testificar, pero ahora desde una temporalidad diferente: desde nuestro presente.

Esto se ve mucho más presente cuando el autor nos muestra lo importante que son las imágenes para “Kamel” cuando rinde tributo a muchas de sus películas “silentes” favoritas de la década de los 20s del siglo pasado, todo a través de una conversación donde se propone la idea del silencio como arma de resistencia y trascendencia en un mundo dominado por el caos. Como el mismo protagonista lo afirma:

“Me gusta el silencio, puedes escuchar tus pensamientos. Ahora eso no es muy común. A las personas no les gusta escuchar lo que tienen dentro, les aterra, por eso hablan demasiado aunque la mayoría de las veces no digan nada”

Así es como todas estas imágenes yuxtapuestas dan paso a la única imagen creada de manera digital, la cual me transporta a lo mencionado por Román Gubern en su obra Del bisonte a la realidad virtual, en donde describe cómo la humanidad ha tenido la necesidad de trascender y de entender su estadía en el universo a través de la facultad de pensar, de reflexionar, de atrapar los instantes que lo rodean; de representarse a sí mismo y todo lo que ha visto en el mundo; por lo que se remonta a la época donde pintaba en la pared, donde trabajaba en lienzo. De esta forma, la obra nos lleva a pensar en la manera en que el pensamiento ha ido cambiando y, sobre todo, la forma en cómo se perciben las cosas. Entendiendo con esto que el arte de las imágenes es meramente una percepción del autor para poder configurarse una memoria del mundo. Y en este caso, por el placer por contemplar lo que ya no existe en un mundo muy parecido al actual, en donde la incertidumbre y la devastación predominan.

Este trabajo se pregunta por qué hacemos las cosas, quiénes somos, de dónde venimos, y cómo es que el sistema dominante nos ha orillado a hacer cosas que no queremos, pues pareciera que no hay otra opción ante el avasallador sistema político, económico, social y de salud que nos rebasa, y en el que solo somos un engrane para que la gran maquinaria siga funcionando; sosteniéndose principalmente de la manipulación mediática en la que todos hemos entrado al tener acceso a grandes mareas de información; aunque la mayoría de las personas no se detiene a reflexionar porque no pueden, o simplemente ya no quieren.

A su vez, el autor utiliza un argumento muy parecido a lo que el filósofo Noam Chomsky alguna vez nombró en sus 10 Estrategias de Manipulación como una estrategia de la distracción, que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las élites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones.

Esto se representa al mostrarnos dos puntos de vista, el que algunos medios de comunicación pregonan, y lo que está pasando realmente con la explotación en el mundo real, a saber, la explotación de la naturaleza y sus consecuencias. Algo nada alejado de lo que ocurre en los países de Latinoamérica, por ejemplo, en México, en donde hace ya varias décadas, la llegada de las empresas mineras a los territorios rurales de nuestro país suele causar mucho de lo que se menciona en este cortometraje como una estela de consecuencias que la mayoría de las veces resultan irreversibles: contaminación de cuerpos de agua y de los suelos, deforestación, enormes montañas de minerales lixiviados altamente tóxicos, desplazamiento de comunidades, conflictos sociales, graves daños a la salud pública, confrontación entre los habitantes de las comunidades afectadas y muy escasos beneficios económicos locales y para el país.

En ese sentido, Dentro de lux es una propuesta autoral bastante interesante, que lleva al espectador a reflexionar sobre lo que está ocurriendo con la sociedad en estos tiempos llenos de incertidumbres para la humanidad. Con una manufactura independiente que muestra una manera de hacer cine a través de una narrativa libre, y la presencia de una temática contada de manera muy particular, rara vez vista en México, este 2022, Dentro de lux comienza su paso por exhibiciones, festivales y diversas plataformas cinematográficas.

 

  1. María Ramírez es profesora, viajera, productora y fotógrafa interesada en temas como el arte y el cine independiente. Ha publicado reseñas y diversos textos en fanzines y revistas tanto digitales como físicas.

 

Sobre la saga que le dio corazón a la novela negra

Por Jimena Adriana Rivera Álvarez[1]

En 1994, salió a la luz The Alienist, un libro que inesperadamente se convertiría en un gran éxito, pasando seis meses en la lista de bestsellers de The New York Times y que hoy en día se le conoce como un clásico moderno en Estados Unidos. Bajo la gran casa editorial Random House, el historiador y autor Caleb Carr nos presentó una novela negra como ninguna otra, que el tiempo no ha logrado mancillar, un logro que pudo igualar con su libro sucesor, The Angel of Darkness, publicado en 1997.

Si te preguntas sobre qué van estos libros, tendré que contarte un poco sobre Nueva York a finales del siglo XIX; si bien se habla de cómo Estados Unidos atravesaba su Época Dorada, entre la riqueza y glamur de esa época, también había un gran problema de pobreza, enfermedad y desigualdad que terminaban en crear horribles catástrofes. A lo largo de The Alienist seguimos la investigación de un crimen en donde niños pobres e inmigrantes que no encontraron otra salida más que la de vender su inocencia son asesinados y mutilados a sangre fría por uno de los primeros asesinos en serie de la época. Mientras que en The Angel of Darkness nosLeer más

Cube Bonifant, una mujer moderna

Por Ximena Cobos Cruz

Para entender la importancia de Cube Bonifant (1904-1993) como la primera cronista mujer en la prensa mexicana es forzoso delinear su contexto histórico y el papel que las publicaciones periódicas jugaban en los revueltos inicios del siglo XX de un México recién postrevolucionario. Entonces, es necesario conocer cuál fue el medio en que Cube inició y consagró su carrera para entender su postura, sus demandas y sus críticas, que quizá no habrían sido posibles si hubiese escrito en otro medio, pues la prensa en aquellos años —como ahora— tenía una postura conservadora o venía de una línea antiporfirista y antirreeleccionista, era visionaria o crítica del cambio de siglo.  

La carrera de Cube Bonifant inició la mañana del 17 de marzo de 1921 en el suplemento cultural El Universal Ilustrado, y duraría poco más de tres décadas[1]. Si bien yo me abocaré a la primera década de Cube como cronista (1921-1931[2]), me parece necesario delinear un poco del contexto histórico a partir de la fundación de El Universal, en 1916, cuatro meses antes de que se firmara la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Terminada la lucha revolucionaria armada, el proceso continuó de múltiples formas que no se abordarán aquí, no obstante, es posible sintetizar la complejidad de todo lo sucedido —por mera funcionalidad— como el momento en que las instituciones mexicanas se encontraban en formación. Así, el 5 de febrero de 1917 se firma la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y al día siguiente, el 6 de febrero, Venustiano Carranza expide la convocatoria a elecciones para los cargos de presidente de la República, Leer más