Falsos Positivos – Crímenes de Estado

Por Numar Chaid González[1]

Los Falsos Positivos son los asesinatos de civiles no beligerantes cometidos por parte de las Fuerzas Armadas del Estado (Ejército Nacional) en Colombia. Estos actos se llevaron a cabo con el objetivo de presentar, en su mayoría, a jóvenes y campesinos como bajas en combates dentro del marco del Conflicto armado interno de Colombia.

El auge de este fenómeno social en el país cafetero tuvo sus indicios desde 1988, pero su mayor auge se presentó entre el 2006 y el 2009, de la mano de un programa de incentivos a los integrantes del Ejército Nacional que demostraran resultados favorables contra la subversión detallado en el Decreto 029 de 2005 del entonces Ministerio de Defensa del Gobierno del expresidente, exsenador y ex presidiario Álvaro Uribe Vélez o “El Matarife”, como popularmente se le ha denominado en Colombia.

Bajo la política de Seguridad Democrática, programa de Leer más

Rompiendo el pacto patriarcal: caso Polanski

Por Margarita Mantilla Chávez[1]

Parte medular del posicionamiento feminista[2] se encuentra en su pensamiento, el cual es inteligible, diáfano y profundamente radical en tanto que desmenuza e increpa constantemente a lo que Kate Millet[3] nombró: la política sexual. La política sexual es el patriarcado.

Para la autora, política es: “el conjunto de estratagemas destinadas a mantener un sistema”[4] o “el conjunto de relaciones y compromisos estructurados de acuerdo con el poder, en virtud de los cuales un grupo de personas queda bajo el control de otro grupo”[5]. Lo anterior, se refiere a la estructura de dominación masculina y subordinación femenina, la cual funge como un orden simbólico y material por el que la sociedad se rige y que desde el feminismo comprendemos como el patriarcado, mismo que gracias al pensamiento y praxis feminista podemos desmantelar a través de la introspección, la toma de consciencia de las mujeres encontrándose consigo mismas, organizándose unas con otras con la finalidad de la propia libertad.

Lo anterior no es tarea fácil porque el patriarcado se nos incrusta en todos losLeer más

El racismo que impera en la sociedad mexicana y en sus productos mediáticos

Por Giselle Arlette Velasco Matías[1]

México es un país multicultural, en el que, de forma histórica, se ha estigmatizado, estereotipado e incluso homogenizado la diversidad cultural. Al ser los medios de comunicación parte importante de la cotidianidad mexicana, es fundamental conocer cómo estos representan a los grupos indígenas y afrodescendientes que habitan en el territorio nacional.

Para comenzar, es necesario tener presente que los estereotipos son el pilar de los prejuicios, los cuales hacen referencia a la serie de ideas o actitudes previamente concebidas que una persona tiene sobre otra (Giddens, 2014). Por lo general, se aplican sobre grupos minoritarios y, con frecuencia, dan lugar a la discriminación y al racismo.

En México, la justificación de la presencia de razas superiores e inferiores data aproximadamente desde el siglo XIII (Serrano, 2019). No obstante, en pleno siglo XXI, las concepciones racistas continúan en nuestra sociedad. Esto se puede ejemplificar con el uso de las frases: “trabaja como negro para vivir como blanco” o “cásate con un güero para mejorar la raza”, por mencionar algunas.

Dichas oraciones de uso común en la vida de los mexicanos Leer más

La reforma del pensamiento crítico en las aulas

Por Gabriel De la Luz López[1]

 Resumen

Enseñar no es tarea fácil, nunca lo ha sido, pero lo más difícil es encontrar profesores que acepten que lo importante no es la enseñanza sino el aprendizaje. No importa lo que enseñes, importa lo que ellos aprendan.

Más aún, lo único que importa es lo que los alumnos aprenden, ya que es lo único que van a obtener para sí del proceso. ¿Qué importa que yo enseñe esto o lo otro si aquellos a los que me dirijo no lo aprenden? Y es que para enseñar no basta con decir cosas sobre una tarima. Enseñar es una acción que comienza en mí, pero debe terminar en el otro, por ello, la tarea de enseñar no tiene la finalidad en sí misma sino en el aprendizaje de mis alumnos.

Con cierta frecuencia los maestros o padres de familia preguntan acerca de la formación de valores, ¿cómo le puedo hacer para transmitir valores? Mi corto andar por las aulas me han conducido al desarrollo de este trabajo.

Introducción

Empiezo este escrito denunciando un hecho insoslayable: el pensamiento crítico ha muerto en el sistema escolar. Nuestra erudición ha hecho de la educación un evento ciertamente irrelevante. Es como si un Dios mítico se la hubiera raptado sin darnos cuenta, usando los poderes sobrehumanos propios de su misticismo.

Dos situaciones soportan el juicio lacerante del párrafo anterior. La primeraLeer más

Sacar al docente del aula

Mitos, dogmas y desavenencias de la práctica Docente, breve exposición y comentario al artículo “Alienación y cambio de la práctica docente” de Cesar Carrizales Retamoza[1]

 

Por José Miguel Hernández Valtierra

 

<<El poder más eficiente, es el que no se ve>>
-Michael Foucault- (Vigilar y castigar “El nacimiento de la prisión”)

 

 Incisivo, subversivo, atípico. Son algunos de los adjetivos que puedo utilizar para describir este estupendo artículo elaborado por Cesar Carrizales Retamoza. Abordar la cuestión por los cambios en la práctica docente hoy pudiera asumirse como algo “trillado”, sobran incluso expertos en educación y en las constantes reformas educativas anunciadas de forma repetitiva por el gobierno de nuestro país, mismas que se han autodenominado como “vanguardistas” o “innovadoras” en más de un slogan publicitario. Sin embargo, el artículo aquí aludido es llamativo desde el inicio por el simple hecho de toparnos con el término “alienación”, de allí surgen los cuestionamientos ¿Es posible hablar de una reforma o cambio en los modelos de enseñanza-aprendizaje cuando esta misma es un hecho velado al cual se le rinde una confianza ciega?

La propuesta aquí expuesta me ha parecido de carácter deconstructivo[2], pues al final nos hace vislumbrar la complejidad, pero no imposibilidad de repensar y generar un cambio de paradigma en el profesional de la enseñanza, advirtiendo desde la introducción que esta reconceptualización debe ser realizada por el mismo docente, a quien se le plantea deberá transitar su propia crisis. Mi lectura como formado en el campo de la filosofía trajo a la memoria ecos de pensadores como Platón, Nietzsche, Marx, Foucault, solo por mencionar a algunos, todos ellos, al igual que quien escribe el artículo, en determinado momento plantearon que la finalidad del filosofar o del pensamiento crítico como arte del desenmascaramiento se logra “preguntando donde está prohibido preguntar o preguntar donde todo parece ser normal”.

El objetivo de este análisis deconstructivo de la práctica docente y su contante vocación al cambio tiene la finalidad de responder a dos preguntas concretas ¿qué buscamos cambiar? y ¿en qué consiste esto que llamamos habitualmente como fracaso?

Para responder a estas dos incógnitas se parte de un análisis expositivo del término “ideología / experiencia alienante.”, entendida como el estado de ideas y cosas hegemónico – dogmáticas que altera o tergiversa la realidad encerrándola en categorías atemporales, con las cuales se interpreta o lee la realidad, pero al ser dogmático, simple, hetero y homogéneo (prácticamente todo), tal estructura es invisible, y se ha normalizado en la experiencia impersonal del “ser” o “deber ser” que al mismo tiempo se expresa en dos manifestaciones materializadas que ha construido la noción del “nosotros” —inclusive del <<yo>>— que son los valores (imperativos de orden impersonal) y la conducta”. Dicho esto, la intención del autor es desmitificar o desarticular la práctica docente actual motivando al lector a pensar más allá de este estado de cosas alterado, impersonal y con intenciones de servir al poder bajo las categorías ilusorias del Progreso, la innovación, originalidad, espontaneidad y la misma praxis.

A partir de esta inferencial de tinte foucaulteano, se pone en evidencia el dispositivo alienante del proceso educativo en las aulas, un dispositivo que experimenta diversas metamorfosis para subsistir a pesar de los cambios apócales, rasgo característico del poder que se vale de las interacciones sociales para general ideología. De forma concreta, esta experiencia alienante se reproduce gracias a las relaciones de poder inherentes en el juego político existente en las aulas y se manifiesta en la lectura de la conducta de la clase sometida (alumnos) desde el pensamiento binario o estereotipos (que se consideran “dados” y parte de lo “natural”): bueno-malo, eficiente-ineficiente, exitoso-fracasado… por parte de quien se posiciona en la clase dominante, en la cual el docente goza situarse[3].

La parte más interesante, considero yo, es cuando se responde a la pregunta ¿en qué consiste el fracaso de la práctica docente? La cual halla su respuesta en clave de una “falsa liberación”, porque pareciera lógico que este cuestionamiento fuese el detonante de la transformación de la práctica docente, pero la realidad es que no es así. Este ocultamiento del poder se da por el “sentido común” en la vivencia del todo y al mismo tiempo nadie, el impersonal, el “uno” ( dixit Heidegger), se mantiene gracias a este cuestionamiento que no es un problema para el mismo, ya que si el docente llega a experimentar la frustración o insatisfacción, éstas solo existen gracias a la “mala conciencia” resultado de no cumplir con el ideal hegemónico, de allí que la lógica de este sistema nos lleve a corregir únicamente lo que no embona con este ensamblaje fáctico–axiológico. Manifiesto generalmente en cambios parciales al nivel cognitivo o practico, pero nunca al nivel experiencial.

Como consecuencia, la experiencia alienante del docente posee un alcance tal, que incluso estos intentos de transformación por medio del conocer y el actuar, expresos en estrategias (utópicamente sanas) como el “despertar el pensamiento crítico”, “ educar en libertad” y “aprender a aprender”, terminan por convertirse en una extensión más de este mecanismo de autoconservación, que dará como resultado una serie de paradojas y antinomias en donde “se despierta el pensamiento crítico que se debe pensar”, “se educa en la libertad como se debe educar” “se aprende a aprender como se debe aprender”. Una vez más la experiencia alienante queda reproducida en lo que por lógica pareciera innovador pero que, en sí, es conservador porque los valores hegemónicos propios de esta estructura permanecen, ya que son invisibles, no cuestionan porque “naturalmente” no habría por que hacerlo, a esto el autor lo llamará “Cambio para conservar”.

Luego de exponer el funcionamiento de esta alienación de la práctica docente, pareciera que el autor nos orilla a pensar que es imposible un verdadero cambio y la educación es simplemente así, pero hasta esta negación del cambio, conformidad simplista o ignorancia de los hechos, es un mecanismo de autoconservación del sistema hegemónico. De acá surge el cuestionamiento focal ¿cómo es posible alcanzar el cambio contrario al reproducido por la ideología, es decir, “cambiar para transformar?

Cambiar para transformar, este cambió al que yo llamaría “radical”, únicamente se logra pensando más allá del orden establecido, o pensar en lo que “no merece la pena ser pensado”, en lo que es agradable al sentido común, si los cambios al nivel cognoscitivo y prácticos solo reproducen este estado de cosas.

La invitación es pensar al revés, no de forma lógica sino ilógica, no entendiendo a la escala axiológica ideal, sino cuestionando su preponderancia, es decir, repensar la misma práctica educativa o bien llegar un nivel del pensar que llamamos “metacognición”, generar una práctica docente que se piensa a sí misma; y esto solo se logra desarticulando estas estructuras que se aparecen como “únicas” por medio del desmontaje e incluso de la “desidentificación”, ya que en el campo de lo humano “nada es inmutable e idéntico”, ergo, nadie tiene la última palabra.

Para terminar este reporte de lo comprendido a lo largo de la lectura, me pareció fascinante cómo el autor hace este desmontaje de la práctica docente, pero jamás lanza una respuesta concreta a la pregunta ¿cómo lograr un cambio para transformar la práctica docente? Admirable, ya que demuestra un compromiso con su exposición, de haber ofrecido la panacea a dicha problemática, éste únicamente hubiese imitado lo mismo que cuestiona y critica. Por otro lado, toda esta exposición me hizo recordar un par de frases que me servirían para encerrar el contenido de este artículo. Wittgenstein decía que la finalidad de la filosofía es <<Sacar a la mosca de su botella[4]>>, aplicable a esta propuesta que pretende motivar al docente, como protagonista de su propio quehacer, a pensarse y salir de los esquemas del pensamiento dominante. Y, por otro lado, la frase <<Dios ha muerto[5]>> de Nietzsche, en este caso, como bien es sabido, la notica de la muerte de Dios es un evento universal pero que no ha llegado a los oídos de todos, quienes han asumido el mensaje se enfrentan a un mundo sin una verdad única, descentrando al mismo tiempo toda la responsabilidad de ese Dios moral, vigilante, exigente, controlador y dueño de nuestra conciencia. Dios muere y el hombre se encuentra en una etapa de extrañamiento[6] en donde por vez primera es dueño de su destino, construye sus valores y se afirma a sí mismo. Del mismo modo, y haciendo eco a la analogía que hace el divulgador de filosofía Argentino Darío Sztajnsrajber, podemos concluir que << El aula ha muerto[7]>> y ahora, fuera de la estructura del pensamiento ideal hegemónico, el docente tiene la responsabilidad de generar estos cambios para transformar, que solo serán efectivos si surgen desde sí mismo, de aquí que no es una tarea sencilla tomar la responsabilidad de tal transformación comenzando con hacer que la práctica docente “vuelva su aguijón contra sí misma”[8].

 

 

 

Bibliografía.

CARRIZALES RETAMOZA C., La experiencia docente. Ed.. Línea. México, 1986. pp. 21-33.

J.M, Occhiuzzi , “Para Darío Sztajnsrajber “el aula ha muerto”, en “La izquierda Diario” ( 07/05/19)  [En línea :http://www.laizquierdadiario.com/Para-Dario-Sztajnszrajber-el-aula-ha-muerto] [ visto el : 28.08.21].

NIETZSCHE F., La gaya ciencia, México, Alianza, 2012.

                                ,Más allá del bien y del mal- Así habló Zaratustra- El anticristo- El ocaso de los ídolos, Obras selectas, EDIMAT, Madrid, 2012

                                    . Consideraciones intempestivas 1873-1875 [3ª intempestiva], Obras completas de Federico Nietzsche, vol. II, Madrid, Valdemar, 1999.

RIVAS, R. Ensayos críticos sobre la posmodernidad “Crisis de sentido de la vida y la historia, México, Universidad Intercontinental, 2016.

VATTIMO, G. “Más allá del sujeto”, Barcelona, Paidós, 2000.

 

[1] Este artículo parte del capítulo 2 del libro de: Carrizales Retamoza, C. (1986): La experiencia docente. Ed. Línea. México. pp. 21-33.

[2] Entendiéndose esto como el método por el cual se trata de desarticular toda aquella entidad que se presume como natural e inmutable para poner en evidencia su condición de artificial o constructo. cf. R. Rivas, Ensayos críticos sobre la posmodernidad. Crisis de sentido de la vida y la historia, México, Universidad Intercontinental, 2016, p 29

[3]N.E. Por eso la tesis << El éxito de la práctica docente está en el conocimiento de los alumnos>>, que direcciona a la mayoría de modelos educativos vanguardistas, termina siendo una metáfora.

 

[4] Gianni Vattimo hace uso de esta metáfora propia del filósofo Austriaco L. Wittgenstein, haciendo referencia a la emancipación del sujeto, por medio y demoliendo al lenguaje. cf. G. Vattimo, Más allá del sujeto, Barcelona, Paidós, 2000, p.35.

[5] cf. NIETZSCHE Friedrich, La gaya ciencia, México, Alianza, 2012 p., 139.

[6] cf. Así habló Zaratustra, visto en: Obras selectas p. 57.

[7] J.M, Occhiuzzi , Para Darío Sztajnsrajber “el aula ha muerto”, en La izquierda Diario ( 07/05/19)  [En línea :

http://www.laizquierdadiario.com/Para-Dario-Sztajnszrajber-el-aula-ha-muerto] [ visto el : 28.08.20].

[8] cf. F. Nietzsche, Consideraciones intempestivas 1873-1875 [3ª intempestiva], Obras completas de Federico Nietzsche, vol. II, Madrid, Valdemar, 1999, p.306.

 

 

 

El trágico “Aeroshow” impune en Chihuahua

Sergio Armando López-Castillo

Iván había salvado milagrosamente la vida en aquellos hechos, pero muere en accidente de automóvil, un año más tarde.

A casi una década de los sucesos que provocaron la muerte de nueve personas, el hoy ex alcalde responsable del evento sigue sin comparecer ante la justicia.

Una de las familias víctimas de aquel catastrófico acontecimiento que enlutó a Chihuahua, en uno de los hechos más lamentables que en la entidad se tenga memoria en el pasado reciente, sufrió doble dramatismo, quizá por capricho del destino mismo.

Carmen Leticia González, joven mujer chihuahuense, contó brevemente su caso en calidad de esposa de Iván Badillo López, quien fuera uno de los afectados del trágico evento denominado “Aeroshow” del año 2013, al igual que su menor hijo y su cónyuge, aunque ésta en menor grado.

Iván fue hasta el mes de octubre, pero de un año después (2014), técnico en la compañía  Honeywell – Aeroespace, y aunque el suceso lamentable de la “Troca Monstruo” le propició un cambio a su vida cotidiana, de alguna manera se había readaptado a seguir adelante de manera normal, hasta cierto punto.

Habiendo salvado la vida en primera instancia, tras los acontecimientosLeer más

Eros multifacético: diferentes tematizaciones del erotismo desde la poesía de Cristina Peri Rossi en Estrategias del deseo (2004)

Por Francisco Tinajero[1]

Las palabras son espectros
piedras abracadabras
que saltan los sellos
de la memoria antigua
“Las palabras son espectros”,
Cristina Peri Rossi
 

 

Como ya advertían Friedrich Engels y Karl Marx en 1848 con su lapidario enunciado “todo lo sagrado[2] es profanado” (23)[3], en una época histórica de desarrollo económico exacerbado y de sobreproducción, como la contemporánea, muchos de los rasgos distintivos de la humanidad (la unicidad, sexualidad, intimidad, vulnerabilidad, entre muchos más) se ven desprovistos de su aura, en términos de Walter Benjamin. Una de esas características confiere al ámbito de lo erótico.

No es un secreto que la actualidad se caracteriza por un constante estado de sobreexposición de lxs sujetos; tanto en la posición de “espectadores” como en la de “actores” —dentro de la llamada “sociedad del espectáculo”—. Es decir, aunque el desnudamiento ontológico impera en las relaciones sociales —he aquí la importancia de la ética de la vulnerabilidad—, el interés mercantil predomina sobre cualquier otro. Por eso es usual observar la hipersexualización como estrategia principal de venta en múltiples campos: sea en la música y el cine o en productos de uso cotidiano.

El resultado de este y otros procesos similares conlleva a una explotación no solo de los cuerpos —que no es algo menor; es condenable—, sino también de la capacidad de vínculo humano mediante la sensualidad; hasta el punto de la vaciedad y sequía erótica. A este respecto, valdría la pena recordar el último diálogo de la protagonista del filme dirigido por Lars von Trier Nymph()maniac Vol.1 (2013), Joe (interpretada por Stacy Martin), quien desesperada por la incapacidad de percibir el contacto sexual de su pareja entra en una crisis emocional y existencial: “No siento nada” (01:52:46).

No obstante, aunque el panorama actual de lo erótico es nocivo, existen Leer más

El proceso de enseñanza-aprendizaje y la modalidad de los exámenes en tiempos de pandemia por covid-19.

Por Leila Bohorquez Dezalot[1]

Introducción

Desde marzo de 2020, en Argentina transitamos por una pandemia global debida al covid-19, por ello, cuando imaginamos las clases virtuales pensamos en ese contexto situado del encierro por la cuarentena, en la ubicuidad del internet y en sus limitaciones. Hicimos el esfuerzo de normalizar el dictado de las clases comunes redirigiéndolas a través de la virtualidad con la utilización de recursos materiales, medios tecnológicos y digitales. Frente a cámara, estudiamos y practicamos la forma de presentarnos, de permanecer estáticos o visibles dentro de ese recuadro y frente a un monitor de computadora, así como interactuar con una grilla de rostros e imágenes que confirmaron una pseudo asistencialidad ligada a la conectividad de la clase. Decimos pseudo porque existieron excepciones en estas interconexiones, una de tantas fue la problemática de asistencialidad o accesibilidad tecnológica; las serias consecuencias para docentes y alumnos, las prácticas de enseñanza y la relación de los aprendizajes, las incertidumbres como herramientas pedagógicas, fueron los grandes desafíos de la educación para los docentes. Este tránsito particular llevó también al replanteo y a la creación de actividades adaptadas, un anexo de creatividad didáctica enfocada en la nueva modalidad curricular. Generar inclusión fue clave en el momento de observar a aquellos que sintieron mayores limitaciones para adaptarse a estos cambios. También consideramos que otras prácticas fueron incluidas en el sistema educativo a través de medios como la radio, la televisión y medios impresos. La meta fue y será llegar a todos y de manera diversificada, teniendo en cuenta que el problema de la desigualdad en Argentina pone en entredicho una verdadera distinción entre la educación pública y la privada. Existen brechas en cuanto a organización, digitalización, acceso a internet, dispositivos digitales, etcétera.

Así pues, el proceso de aprendizaje en tiempos de pandemia es un reto para toda la comunidad educativa, el cambio repentino de escenarios presenciales de aprendizaje a un escenario virtual limita el contacto social. Tal limitación puede traer consigo varias consecuencias, por ejemplo, la relación directa entre sujetos y dispositivos digitales evita reconocer las emociones y sentimientos de otros.

Alicia Camilloni nos da una definiciónLeer más

La experiencia futbolística

Tragedia, violencia y fanatismo en el fútbol

 

Por Saúl Pérez Sandoval[1]

Son múltiples los escritores que a lo largo de su vida hablaron maravillas del fútbol, Albert Camus, en su relato titulado Lo que le debo al fútbol[2], señalaba que «después de muchos años en que el mundo me ha permitido variadas experiencias, lo que más sé, a la larga, acerca de la moral y de las obligaciones de los hombres, se lo debo al fútbol». Eduardo Galeano, con su libro El fútbol a sol y sombra, y Juan Villoro, con Dios es redondo, hablaron grandes cosas del fútbol y de esa experiencia visual que les producía un gran placer, aunque Villoro habla de la religión en que se puede llegar a convertirse el fútbol para sus aficionados; y Galeano sobre la parte más oscura que oculta ese deporte, el fútbol como un negocio lucrativo. A diferencia de otros como Borges que, en las múltiples entrevistas que le realizaban, siempre que podía expresaba una repulsión al mismo. «El fútbol es popular porque la estupidez es popular» decía. Y así nos podremos encontrar diversas opiniones respecto al mismo en cualquier ámbito. Habrá quienes lo aman y quienes lo odian, o les sea algo indiferente.

En general, podemos decir que cualquier deporte es, sin lugar a dudas, Leer más

¿Por qué pensar es un problema?

Por Yessika María Rengifo Castillo[1]

La única perspectiva que podemos adoptar
cuando pensamos en nuestras vidas es la del recuerdo.
Daniel Kehlmann[1]

 

Los altos índices de homicidios a líderes sociales siguen siendo un pan de cada día en Latinoamérica, a tal punto que encontramos un abanico de textos que intentan especificar el fenómeno violento de la extinción de los agentes sociales, pero no hay aún claridad sobre estos patrones que son eje de sus asesinatos o atentados en contra de sus vidas. 

Sin embargo, la circulación de sus ideas o pensamientos en plazas públicas y privadas en favor de los derechos de una comunidad podrían ser el problema. Lo anterior en razón de que si bien pensar ha sido instaurado como un derecho que tienen los seres humanos frente a entornos locales y globales, parece que el despertar del pensamiento en poblaciones sometidas resulta un inconveniente para quienes detentan el poder económico y se han apropiado de los recursos de las comunidades. Aquí es importante recordar, entonces, que los líderes sociales acuden a discursos o narrativas que cautivan a sus espectadores, tal como lo señalan Vásquez, Iñiguez y Cabruja (2000):

En efecto, tratar de buscar el verdadero significado de la palabra narrativa reduce la Leer más